Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación atiende la queja de directores y da más tiempo para adaptarse a la LOMLOE

La Consejería retrasa a febrero la entrega de las nuevas programaciones didácticas de los centros: "Queremos ayudarlos y aliviarles el camino"

Directores de Infantil y Primaria, ayer, en la reunión de inicio de curso celebrada en el Calatrava, con todo el equipo de la Consejería de Educación sentado en la mesa presidencial. | Gobierno de Asturias

Los colegios e institutos asturianos dispondrán de más tiempo para adaptarse a la LOMLOE. Los equipos directivos habían reclamado a la Consejería de Educación que hubiera "flexibilidad en los plazos", dada la demora con la que salieron los nuevos currículos, y el equipo de Lydia Espina contestó ayer anunciando que retrasará las fechas de entrega de la documentación necesaria para implantar la ley. Así, los centros tendrán hasta el 6 de febrero, en lugar del 14 de diciembre, para presentar las nuevas programaciones didácticas. Un gesto que los profesores agradecieron al tratarse, según aseguraron, de "un trabajo complicado".

De igual forma, los colegios que quieran enseñar por ámbitos –una de las novedades que incluye la ley y que consiste en la agrupación de varias asignaturas de la misma área del conocimiento– tendrán hasta el 26 de este mes para comunicarlo a Educación –el tope antes estaba fijado para el 16–. Espina aseguró que en los próximos meses habrá "muchísimo" entrenamiento en la LOMLOE para los docentes asturianos. De hecho, ayer mismo el CRA de Avilés inició la inscripción del primer curso de formación. Estará centrando en el trabajo por proyectos, que, según establece el currículo asturiano, deberá representar al menos el 20% del horario en Primaria. "Estamos aquí para ayudar a los profesores y aliviarles el camino. Tienen nuestro apoyo incondicional y, por eso, hemos sido flexibles a las peticiones que nos han llegado", afirmó la Consejera.

Vuelta a la normalidad.

Lydia Espina y su equipo al completo hicieron este anuncio ayer, en el marco de la primera reunión presencial en dos años con los equipos directivos de la región. En realidad, fueron tres encuentros multitudinarios, uno por etapa, celebrados en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Oviedo. A la cita estaban invitados colegios, institutos, centros de FP, conservatorios, escuelas de idiomas, escuelas de arte y centros de adultos para ultimar la vuelta a las aulas del próximo lunes día 12. Además de por la implantación en los cursos impares de la reforma educativa, el nuevo año escolar estará marcado por la eliminación de todas las medidas anticovid. A esto último se refirió precisamente Espina: "Volvemos a la normalidad previa a la pandemia. Tal y como se acordó el viernes a nivel nacional, en los comedores ya no habrá que guardar distancias –y por tanto, no existirán limitaciones de aforo– y la ventilación de aulas no será una obligación, sino una recomendación". "Acogemos bien estas novedades. Estamos contentos y esperamos no tener que dar pasos atrás", expresó.

Menos deberes y asequibles.

Espina repasó con los equipos directivos de centros las principales novedades de la LOMLOE y pidió, en este sentido, que el 1 de diciembre todos los centros publiquen o comuniquen a las familias los nuevos criterios de evaluación. "Los alumnos deben conocerlos antes de los primera evaluación", insistió. Por otro lado, la máxima responsable de Educación en el Principado recordó el contenido de la circular de inicio de curso, ya adelantada en julio, y se detuvo en las nuevas instrucciones que afectan a los deberes. El texto incluye la petición a los profesores de no mandar tareas para casa en periodos largos de descanso, como vacaciones y puentes. "Si hay un exceso de deberes, entonces el sistema ya no es equitativo. Además, deben ser ejercicios que puedan hacer los alumnos de manera autónoma, para que no necesiten la ayuda de las familias o ir a una clase particular. He insistido en ello porque es una petición de las FAPAS (federaciones de padres de alumnos)", comentó.

Clases de digitalización para profesores.

Otro de los retos de este curso, según subrayó la Consejera, será la acreditación de las competencias digitales de los profesores. Justamente la digitalización es una de las columnas vertebrales de la LOMLOE y, para poder enseñar a los alumnos, primero deben formarse los docentes. Por mandato de Europa, Asturias deberá acreditar en tres años a 11.000 profesores. Solo en la pública, la pantilla asciende a unos 13.000, que sumados a los de la concertada y la privada hacen 15.000 en números redondos. El objetivo de Lydia Espina es llegar a los1.500 acreditados en el segundo trimestre del curso. Para ello, su departamento empezará ya mismo a entrenar a los 100 primeros formadores. La Consejería organizará pruebas libres para aquellos profesionales que ya tengan una competencia digital que acreditar. Hay seis niveles distintos, del A1 al C2, similares a los de las pruebas de idiomas.

Refuerzos en atención a la diversidad.

En las reuniones de ayer con los directores, Lydia Espina anunció que en los próximos días se incorporarán a los centros personal extra –procedente de los refuerzos covid– para atención a la diversidad. Es decir, más profesores de Pedagogía Terapéutica (PT) y Audición y Lenguaje (AL). "Eso ha sido un esfuerzo muy grande para nosotros; otras comunidades no lo han hecho", destacó la Consejera. A ello hay que sumar la creación de 15 nuevas plazas estructurales de PT y AL, debido a la puesta en marcha de las unidades de acompañamiento, a la apertura de otras 5 aulas abiertas para el alumnado con trastorno del espectro autista y la implantación del programa PROA+.

Préstamo de libros de texto.

En torno a la organización de los programas bilingües, Educación anunció la intención de actualizar la resolución vigente que regula los programas, con el fin de mejorar su funcionamiento. En este sentido, adelantó, "ya hay conclusiones de un grupo de trabajo organizado el curso pasado que se utilizarán como base para modificar la normativa". Finalmente, Lydia Espina comentó que su departamento está trabajando para mejorar la política de ayudas a las familias de cara al próximo curso, vinculada al modelo de bancos de préstamos de libros, a los que este año se han destinado 1,7 millones. "Existe un margen de mejora en esta prestación", admitió en un momento en que los precios están disparados y la cuesta de septiembre para la familias es muy pronunciada. Sobre la renovación de los libros por la reforma educativa, Espina apeló a la autonomía de los centros. "Hay casuísticas muy diversas: colegios que han optado por renovar los textos, otros que no, otros que no trabajan apenas con libros...", remató.

Compartir el artículo

stats