Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Denuncia en A Coruña

"Mi hijo de seis años lleva la mitad de su vida esperando por un TAC"

Padres de un niño con un trastorno grave urgen refuerzos en el servicio de anestesistas tras esperar casi tres años por una prueba | El hospital defiende que está bien atendido y que recibe un seguimiento continuo por diferentes especialistas

José Luis Sobrino, en Betanzos, muestra los escritos de queja.

Nada más nacer a Matheo le detectaron microcefalia, un trastorno neurológico grave por el que tiene reconocida una discapacidad y recibe asistencia desde bebé. Este pequeño de Betanzos tiene seis años, todavía no habla y, para desesperación de sus padres, “lleva la mitad de su vida esperando por un TAC que indique las causas de su discapacidad”.

Su padre, José Luis Sobrino, recurre a los medios para exponer su situación tras escribir varias cartas de queja a la Consellería de Sanidade y pedir amparo a la Valedora do Pobo sin recibir respuesta. Explica queMatheo le hicieron un primer TAC con 15 meses y que ya en aquella ocasión tuvieron que esperar más de medio año. En noviembre de 2019 la neuróloga del Hospital Materno Infantil solicitó una resonancia magnética craneal con sedación, para lo que elaboró el correspondiente volante, y transcurridos ya casi tres años, siguen a la espera.

“Este tipo de pruebas son importantes para el seguimiento y diagnóstico por parte de los profesionales que lo están atendiendo desde que nació”, apunta José Luis Sobrino, que atribuyó inicialmente el retraso a la pandemia, pero que tras esperar un tiempo prudencial planteó una primera queja en el área sanitaria de A Coruña y Cee y otra en la Consellería de Sanidade, que reiteró un año después. Ante la falta de respuesta, pidió amparo a la Valedora do Pobo, que en agosto de 2021 admitió a trámite su queja, pero que no volvió a pronunciarse desde entonces.

La madre de Matheo consiguió finalmente contactar con el personal responsable de realizar el TAC. Según cuenta este matrimonio, justificaron el retraso por la existencia de un único anestesista en el área sanitaria que va solo un día por semana al Chuac “para atender a todo tiempo de pacientes”.

Este diario preguntó al Materno por las causas del retraso y dos horas más tarde, la familia recibió cita para la preanestesia, aunque siguen sin fecha para la prueba. Desde el hospital recalcan que este pequeño ha estado siempre correctamente atendido y subrayan que recibe un seguimiento continuo desde que es un bebé por parte de diferentes especialistas. Los padres ensalzan la labor realizada por los profesionales que atienden a su hijo pero reclaman “refuerzos” que eviten que los usuarios de la sanidad pública tengan que sufrir este tipo de retrasos.

Compartir el artículo

stats