La consejera de Educación, Lydia Espina, y el director general de Ordenación, Evaluación y Equidad Educativa, David Artime, mantuvieron ayer la primera de las reuniones trimestrales comprometidas con las asociaciones mayoritarias de padres del Asturias. Al encuentro asistieron las presidentas de la FAPA "Miguel Virgós", Gema Valdés; la de la Concapa, Desiré Fernández, y la de la FAPA Xixón, María Gutiérrez. La titular regional de Educación rindió cuentas de la planificación del inicio de curso en la comunidad y admitió "que se ha trabajado con plazos muy ajustados para concretar los currículos", aunque subrayó el esfuerzo realizado por su Consejería.

Espina señaló que desde Educación han atendido la petición de las familias respecto a las tareas escolares en casa, exigiendo "la coordinación de los equipos docentes" de los centros y teniendo "en cuenta que un volumen excesivo de actividades puede generar inequidad".

La Consejera también aludió a la intención del Ejecutivo regional, si salen adelante sus presupuestos, de incrementar la partida de ayudas a la compra de libros de texto en un millón de euros, hasta llegar a los 3,1 millones, y rebajar los umbrales de ingresos.