Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Museo Evaristo Valle da la bienvenida a una colección de 39 obras para revivir el realismo mágico asturiano

"Cubrimos una laguna de una generación eclipsada", afirma el director, que confía en que la exposición atraiga a más de 4.000 visitantes

Pablo Basagoiti graba a la comisaria de la muestra, Gretel Piquer, que observa una de las obras que componen la exposición: «Cervera», de Nicanor Piñole. | Ángel González

La Fundación Museo Evaristo Valle inaugurará mañana la exposición "En los márgenes de la Edad de Plata. Realismo mágico en Asturias, 1920-1937", que podrá visitarse en el equipamiento gijonés hasta el 15 de enero de 2023. La muestra, compuesta de 39 obras de 22 artistas diferentes, "plantea un panorama de lo que fue el realismo mágico en Asturias", afirma Gretel Piquer, comisaria de una exposición en la que han colaborado más de una decena de entidades y particulares con el préstamo de obras. "El concepto de este realismo alude a que en el periodo de entreguerras, el mundo de la pintura y escultura vuelven a lo figurativo", apunta Piquer, que indica que uno de los puntos de partida fundamentales en el proyecto fue un libro del alemán Franz Roh. "Es quien empieza a detectar ese cambio entre los artistas europeos", cuenta la comisaria, que destaca a Evaristo Valle y Nicanor Piñole, "maestros consolidados", como algunos de los pintores que representaban la evolución creativa de la época.

A través de la exposición, Piquer busca "reivindicar el arte regional pero que no tiene vocación regionalista, sino de realizar un arte moderno, contemporáneo y conectado con el mundo y sus preocupaciones". "Lo que se hace aquí está al nivel de lo que se está haciendo fuera de las fronteras españolas", reivindica la promotora, que ensalza la muestra como ocasión para disfrutar del trabajo de artistas menos afamados, como Ana Pallares, de quien hay "producciones inéditas". Respecto al origen de la iniciativa, Piquer explica que Evaristo Valle fue la figura clave. "En 1919 plantea que quiere cambiar su manera de pintar para que en sus obras haya elementos más reducidos y concretos", desgrana la comisaria.

Por su parte, Guillermo Basagoiti, director de la entidad, incidió en la relevancia de la muestra al asegurar que "cubrimos una laguna de una generación eclipsada". Basagoiti, que tildó la propuesta de Gretel Piquer como "una aportación muy interesante para ver lo que ha sido el siglo XX en Asturias", estimó que el número de visitantes oscilará entre 4.000 y 5.000. El director, que agradeció la colaboración de las entidades partícipes, manifestó que "se han traído muchas obras que igual no se vuelven a ver en mucho tiempo", además de ensalzar la oportunidad de descubrir a artistas como Ana Pallares. A partir de mañana, los interesados podrán visitar la exposición, que será inaugurada a las 13.00 horas. Además, las jornadas de "Los jueves al museo" y la Noche Blanca también se presentan como grandes oportunidades para ver en primera persona el trabajo artístico asturiano del siglo XX.

Compartir el artículo

stats