Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Víctor Manuel lleva al éxtasis al público de la Laboral

El cantante triunfa en su primer concierto en Gijón con temas asturianos y arreglos de su grandes "hits"

19

Víctor Manuel lleva al éxtasis al público de la Laboral Juan Plaza

Cecil B. DeMille, el apóstol del gran espectáculo en el Hollywood clásico, dejó su ideario sintetizado en una frase lapidaria: "Una película debe empezar como un terremoto y, desde ahí, ir hacia arriba". Eso fue, precisamente, lo que hizo anoche Víctor Manuel en el teatro de la Laboral, en el primero de los tres conciertos que, este fin de semana, ofrece en Gijón. Flanqueado por la Orquesta Sinfónica del Principado (OSPA) y por el Coro de la Fundación Princesa de Asturias, el mierense diseñó un inicio arrebatado, con una memorable versión de su mítica "Asturias", con un arreglo sinfónico y un apoteósico final orquestal que fue tapado por los efusivos aplausos de un teatro, el de mayor aforo de la región, que registró un lleno absoluto.

Víctor Manuel lleva al éxtasis al público de la Laboral

Ese fue el terremoto, con forma de himno, que marcó el inicio del concierto. Y de ahí, hacia arriba. Víctor Manuel, sin mediar palabra, encadenaba canción tras canción, para deleite del respetable. Primero acudió a su disco "Verde", del que rescató varios temas: "Ayer vite en la fonte", "Soledá" y "Axuntando y atropando", con un arreglo muy orquestado que incluyó al coro, y enlazándola con "Paxarinos que vais cantando".

"Dime, paxarín parleru" la recuperó en arreglo de jazz y después afrontó "Yeren dos guajes" en estilo sinfónico. También sonó el popular "Santa Bárbara bendita", antes de que el público volviese a tributar otra ovación al mierense tras su interpretación de "El abuelo Vítor".

Víctor Manuel lleva al éxtasis al público de la Laboral

Con la "Danza de San Juan" cerró la primera parte del concierto. Tras una pausa, la orquesta interpretó un arreglo instrumental que volvió sobre "El abuelo Vítor" y "Paxarinos que vais cantando", antes de pasar a "El portalín de piedra". Era el preludio de un nuevo terremoto, que se inició con el retorno de Víctor Manuel al escenario para cantar "Soy un corazón tendido al sol". Después llegarían "Por el camino de Mieres" y "He cortado estas flores", y una postrera ovación de un público en éxtasis.

Compartir el artículo

stats