Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adonina Tardón, epidemióloga: "La ciencia que se hace en Asturias tiene aplicación a nivel global"

La catedrática de Medicina Preventiva y otras siete investigadoras animan a 600 alumnos de instituto a decantarse por su profesión: "Es el mejor trabajo del mundo"

De izquierda a derecha, Laura Bonavera, Adonina Tardón, María Montes Bayón, Rosa María Sainz Menéndez, María Fernández, Clara González de los Reyes-Gavilán, Ana Arenillas de la Puente, Patricia Ruas-Madiedo, Borja Sánchez e Ignacio Villaverde, ayer, en el teatro Filarmónica de Oviedo. | LNE

Durante la mañana de ayer la epidemióloga Adonina Tardón, la primera mujer catedrática de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Oviedo, aparcó sus responsabilidades investigadoras y docentes para compartir con los jóvenes una pequeña parte de su trabajo, explicándoles su repercusión en la sociedad y hablándoles de su pasión por la ciencia. Al final de una intervención en la que comentó los avances que ha propiciado el trabajo de su equipo en la prevención del cáncer de pulmón o sobre la influencia del medio ambiente en la salud, Adonina Tardón, una de las científicas de mayor proyección internacional, trabajando desde Asturias, subrayó precisamente que "la ciencia que se hace a nivel local tiene una gran aplicación a nivel global".

Ella fue una de las ocho mujeres investigadoras que participaron en el acto organizado por la Universidad de Oviedo y el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) con motivo del Día Internacional de la Cultura Científica, dedicado a las mujeres investigadoras bajo el epígrafe "Ellas cuentan". Tuvo lugar en el teatro Filarmónica de Oviedo y a él asistieron unos 600 alumnos de Secundaria, Bachillerato y FP de los institutos Fleming, Monte Naranco y Leopoldo Alas Clarín, y de los colegios de las Teresianas, el Loyola, Santo Domingo y Amor de Dios, todos de Oviedo, y del instituto N.º 1 de Gijón.

Las participantes en el encuentro fueron saliendo al escenario una a una para hablar de su carrera y alentar las vocaciones a la ciencia entre su auditorio. Luego participaron en un coloquio, exponiéndose a las preguntas de los chavales, que se interesaron por asuntos como la igualdad de oportunidades de mujeres y hombres en la ciencia o la cultura científica general de los españoles. María Fernández, la directora del IPLA (Instituto de Productos Lácteos) y delegada del CSIC en Asturias, presentó el acto y, al final, invitó a los jóvenes interesados en la carrera científica a acercarse a conocer sus institutos y laboratorios.

Un trabajo emocionante

Ana Arenillas de la Puente, del INCAR (Instituto de Ciencia y Tecnología del Carbono), rompió el hielo. Contó cómo su equipo trabaja en el desarrollo de materiales que mejoran el rendimiento de las baterías de los dispositivos electrónicos. De los once miembros de su grupo, nueve son mujeres. "La ciencia es un trabajo altamente gratificante. Yo disfruto cada día, es motivante, muy emocionante y contribuimos con nuestro granito de arena al avance de la sociedad", declaró . Y, para llevarlo acabo, apuntó, "lo único que se necesita es cabeza y ganas".

La italiana Laura Bonavera, profesora titular en el departamento de Física de la Universidad de Oviedo y miembro del ICTEA (Instituto Universitario de Ciencias y Tecnologías Espaciales de Asturias), explicó cómo, aplicando el big data y la inteligencia artificial, obtienen información sobre la materia y la energía oscura del Universo. "La Astrofísica es amplia y ofrece muchas oportunidades: os animo a estudiar en este campo científico", aconsejó a su público adolescente.

La microbióloga Clara González de los Reyes Gavilán, del IPLA, comentó sus investigaciones sobre la relación de la dieta y los microorganismos intestinales, y "su influencia en la salud y en el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles como el cáncer, la diabetes y la obesidad". También del IPLA, Patricia Ruas-Madiedo empezó dedicando un reconocimiento a su madre y a su abuela, "que me ayudaron muchísimo a llegar aquí". Explicó que ella trabaja con los microorganismos probióticos, para que ejerzan sus efectos benéficos en nuestra salud; también buscan aplicaciones para el suero láctico y analizan la corteza del queso Gamonéu, rebosante de interesantes microorganismos". Ruas-Madiedo se despidió con una notable observación: "La investigación nunca la hacen las personas solas, las hacen los equipos".

"Quizá esté mirando desde aquí a algún investigador importante en Química, incluso en Química Analítica", especuló María Montes, catedrática de Química Analítica de la Universidad de Oviedo, al salir a las tablas del Filarmónica, para explicar cómo, en su área de investigación, trabajan en asuntos muy variados: de los controles antidopping a los análisis para detectar nano y macroplásticos. "Yo me dedico a lo invisible, a las células", se presentó minutos después Rosa María Sainz, directora del Instituto Universitario de Oncología del Principado (IUOPA), que se remontó a su infancia, totalmente ajena a la ciencia. Se enganchó a la Biología por una profesora del IES La Magdalena, en Avilés, que era "un poco hippie" y, aunque su primera intención era estudiar Medicina, lo descartó, porque las enfermedades le dan "un poco de grima". Después de algunas vueltas, incluida una estancia en Estados Unidos, acabó estudiando la melotonina y sus efectos en el sistema inmunológico, y con una gran repercusión. "Tengo el mejor trabajo del mundo", aseguró.

"Mujeres valiosísimas"

Tras una actuación del grupo de danza "Electrical Body", arrancó la segunda parte del acto, el coloquio, introducido por el rector, Ignacio Villaverde. "La ciencia está llena de mujeres valiosísimas", observó, y puso a las que se dieron cita ayer en Oviedo como "ejemplo de una vida dedicada a la investigación" y aprovechó para invitar a todos a la Noche de los Investigadores, mañana, con actividades abiertas al público en el Edificio Histórico de la Universidad, en Oviedo, y el sábado a la Noche Lunática, en la Facultad de Ciencias. "La futura Asturias va a necesitar muchísimos investigadores e investigadoras y tecnólogos", afirmó el consejero de Ciencia, Innovación y Universidad, Borja Sánchez, otro de los asistentes al acto. Señaló la sostenibilidad y la digitalización como prioridades para el desarrollo económico regional. El Consejero también aludió a la necesidad de acabar con la brecha de género en las disciplinas científicas, especialmente en las ingenierías.

Al empezar el acto, Antonio Fueyo, vicerrector de Investigación, había puesto de manifiesto la importancia de la divulgación científica entre los jóvenes y la población en general. "Los laboratorios no están de espaldas a la sociedad", había declarado.

Compartir el artículo

stats