Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alerta, vaya al hospital: así funciona la novedosa herramienta creada en Asturias para detectar dolencias cardiacas

La pyme Human Analytics busca inversores para comercializar una tecnología consistente en un algoritmo y que solo necesita una cinta pectoral y una app móvil para saber si un corazón está sano o enfermo

Ignacio Zabala, a la derecha, de pie, durante la presentación de la novedosa tecnología, con Manuel Villacorta, Borja Sánchez, Santos Tejón y José Miguel Vegas sentados a la mesa. | Marcos León

Una cinta pectoral comercial y una aplicación móvil. Con esos dos únicos elementos, personas de todo el mundo podrán saber, a partir de ahora y desde sus casas, si su corazón está sano o enfermo. Y todo gracias a un desarrollo asturiano, de la pyme gijonesa Human Analytics, que fue presentado ayer con motivo del Día Mundial del Corazón y que pretende evitar muertes. La tecnología, «innovadora y disruptiva en mayúsculas», según describió el director general de la firma, Ignacio Zabala, no es un aparato –utiliza herramientas ya existentes en el mercado– sino un algoritmo. Un conjunto mágico de fórmulas matemáticas, que el equipo de Human Analytics ha entrenado durante años con datos de 44.100 individuos para llegar hasta hoy, con resultados de «éxito».

El desarrollo asturiano se apoya en la inteligencia artificial y lo que mide es el RR de los usuarios, es decir, la distancia que hay entre dos latidos, que es la base de prácticamente todos los pulsómetros que existente en el mercado. Lo novedoso de este proyecto es que «no solo detecta una arritmia, sino cualquier alteración en un electrocardiograma», según aseguró, durante la presentación, el cardiólogo del Hospital Universitario de Cabueñes José Miguel Vegas. Es decir, que la herramienta creada por Human Analytics es realmente eficaz como sistema de alerta temprana. «No es de diagnóstico», puntualizó Vegas, que a renglón seguido añadió: «Quizá eso se pueda conseguir más adelante».

De momento, lo que hay es una tecnología pionera que pide que vayas al cardiólogo en cuanto detecta la más mínima anomalía en el corazón. Para ello, el usuario debe colocarse, en reposo y tumbado, una banda pectoral –sirven las que hay en el mercado, pero tienen que ser de cierta calidad– y permanecer con ella puesta durante cinco minutos. Ese es el tiempo que necesita el algoritmo para analizar los latidos. A partir de ahí, «la aplicación móvil te diría en cuestión de segundos si todo va bien o, si por el contrario, detecta algún tipo de problema», detalló el director de I+D+i de Human Analytics, Manuel Villacorta.

Este salvavidas digital podría estar disponible en menos de un año, puesto que el soporte tecnológico que se necesita para desplegar la aplicación móvil ya existe. Se llama Spodha (una herramienta de análisis de la actividad física), que ya utilizan hoy en día muchos deportistas. En su conjunto, el precio será «muy democrático», según avanzó Ignacio Zabala. No obstante, para dar este salto final, Human Analytics necesita inversores. Y en ello están.

«Somos una startup, una empresa muy pequeña, que, además de recursos económicos limitados, tenemos también pocos recursos humanos. De ahí que necesitemos la ayuda de terceros», afirmó el director general de la empresa, quien está «abierto» a cualquier tipo de ayuda, incluida la pública. Es más, el proyecto, subrayó, no hubiese sido posible sin sus colabores públicos, en la Universidad de Oviedo o en el sistema sanitario asturiano. Uno de ellos, el cardiólogo José Miguel Vegas, estuvo ayer en el acto. El médico repasó los beneficios que esta nueva herramienta traerá en un futuro: «Detección temprana de patologías cardiacas, envejecimiento activo, empoderamiento e implicación del individuo en su salud y menor gasto sanitario». Y, en definitiva, menos muertes. Esto último es clave, teniendo en cuenta que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo y en España.

Conexión con el hospital

Vegas cree firmemente en el proyecto y está convencido de que la iniciativa podrá evolucionar todavía más en próximas fases. «La herramienta se podrá poner en contacto incluso con el sistema sanitario para que, siempre que el paciente quiera, haya un equipo a la puerta del hospital esperándole en caso de que el corazón de algún fallo», dijo. Por ahora, los resultados más fiables los da una banda pectoral, pero el equipo de Human Analytics también trabajará para que en un futuro la medición se pueda hacer con pulseras o relojes inteligentes, aunque en este caso, detalló Villacorta, su funcionamiento sería diferente «ya no se analiza el RR, sino el PP».

En el acto de ayer estuvo el consejero de Ciencia, Innovación y Universidad, Borja Sánchez, quien destacó «el valor» de la herramienta para la salud y que esté desarrollada por un empresa asturiana, que en 2021 fue elegida por la revista Emprendedores como una de las 50 startups más innovadoras de España. «Esto demuestra que las empresas de base tecnológico son un gran activo para Asturias y para diversificar la economía. Aquí se ve lo importante que es invertir en I+D», insistió Sánchez, que dijo más. «Esta es la Asturias que mira hacia el futuro, no la que vive anclada en el pasado», defendió. Por el lado de las autoridades también estuvo el concejal del Ayuntamiento de Gijón Santos Tejón, que aplaudió la proyección de una empresa que nació en 2017.

Compartir el artículo

stats