Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

España es el país de la UE con más jóvenes sin el Bachillerato o la FP, advierte un informe de la OCDE

Asturias "va por buen camino", dice Educación, al ser la tercera región con menos alumnos que solo tienen la ESO: el 20,5% frente al 28% nacional

Estudiantes en un instituto Santiago García Villegas

El dato alarma. España es el país de la UE con más jóvenes que no han terminado el Bachillerato o su equivalente en Formación Profesional. El último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre el "Panorama de la Educación", presentado ayer en Madrid, advierte de que el 27,7% de los españoles de entre 25 y 34 años solo tienen estudios básicos. Es decir, uno de cada cuatro únicamente tiene la ESO. Aunque España mejora –en 2011 el porcentaje era del 35%–, su tasa duplica a la de la media de la OCDE, de un 14%, y aún mayor diferencia hay respecto a la media de la UE, del 12%. Asturias está a la cabeza del país para bien, siendo la tercera comunidad con menos jóvenes sin acabar el Bachillerato. Sin embargo, su 20,5% está aún lejos de la media internacional.

Dos Españas. Tan solo Navarra (con un 14,6%) y el País Vasco (un 15,4%) rozan ese 14% de la OCDE. Tras ellas iría Asturias, Aragón (20,9%) y Madrid (21,4%). En el lado opuesto se sitúan las ciudades autónomas de Melilla (41,2%) y Ceuta (38%), así como Extremadura (37,3%) y Murcia (36%). Es decir, hay, como señala el catedrático del área de Psicología Evolutiva de la Evolución y decano de la Facultad de Formación del Profesorado y Educación, Celestino Rodríguez, "dos España: una al norte y otra al sur". ¿Y por qué? "Porque la atención de dificultades en el aprendizaje está más consolidada en el norte y eso repercute directamente en el abandono temprano. En el sur no se hacen tantos diagnósticos e informes como aquí", explica.

Eslovenia, un caso de éxito. Con los datos revelados por el estudio de la OCDE, Asturias está en una posición intermedia entre Italia (23%) y Portugal (17%), pero muy lejos de otros países de la Unión Europea como Eslovenia, con solo un 4% de jóvenes sin Bachillerato o FP básica o media, Irlanda (5%), Eslovaquia (6%) y Polonia y Lituania (7%). "Atiendo al contexto general, las cifras del Principado son buenas, pero deberíamos estar mejor y evolucionar mucho más rápido. Está, por ejemplo, por publicar el decreto de atención a la diversidad, que llevamos años reclamando", opina Celestino Rodríguez.

La mayor tasa bruta de población que finaliza Bachillerato. La Consejería de Educación resalta por su parte que el informe de la OCDE "muestra que el sistema educativo asturiano avanza por el camino adecuado". Y aportan cifras extra. La tasa de promoción en primero de Bachillerato es del 88,76% y la de titulación en segundo alcanza el 88,71%. Datos que descienden ligeramente respecto al curso 2019-2020, pero que han mejorado notablemente en la última décadas. De hecho, insisten desde el departamento de Lydia Espina, Asturias es la comunidad con la mayor tasa bruta de población que finaliza Bachillerato: un 73,1%, mientras que la media nacional es del 61%. En este apartado, el Principado se posiciona por delante de regiones avanzadas como el País Vasco (67,5%).

Asturias invierte 7.381 euros por alumno. "El Gobierno del Principado ha realizado un esfuerzo económico y de planificación para garantizar la calidad de la enseñanza –defienden en la Consejería de Educación–. Medidas como el mantenimiento de escuelas con solo cuatro estudiantes o el incremento de la inversión por alumno son prioritarias. La última estadística del Ministerio de Educación, correspondiente al año 2022 pero con datos de 2019, confirma que se invierten 7.381 euros por alumno o alumna, lo que implica un incremento de casi 1.000 euros en cinco años". En este sentido, la titular de Educación, Lydia Espina, comenta que los recursos extraordinarios que se concedieron a las aulas durante la pandemia "aún se mantienen hoy", con un "elevado porcentaje de especialistas para reforzar al alumnado más vulnerable".

Un sistema educativo demasiado "rígido". Volviendo al informe de la OCDE, la pregunta que cabe hacerse es por qué España tiene a tantos jóvenes sin Bachiller o FP. El catedrático Celestino Rodríguez cree que una causa puede ser "la rigidez del sistema educativo nacional". "Sistemas de otros países son más flexibles, por ejemplo en lo relativo a la Formación Profesional. Aquí nos ha costado mucho y parece que si no vas al Bachillerato no hay otra alternativa. Ahora los planes del Gobierno van por esa flexibilidad de la FP", comenta.

A mayor nivel educativo, más empleo y mejor sueldo. Pero urge reducir la tasa de jóvenes que no pasan de la ESO y abandonan los libros. La OCDE avisa de que "un mayor nivel educativo se asocia a menudo con mejores perspectivas de empleo y España no es una excepción". Así el estudio recoge que "en 2021 la tasa de empleo entre las personas de 25 a 34 años con educación terciaria en España es 19 puntos porcentuales más alta que entre aquellos con un título inferior a la segunda etapa de educación secundaria". El nivel educativo no solo afecta a las perspectivas de empleo, sino también a los salarios. En 2019, dice el informe, los trabajadores con Bachillerato ganaron un 32% más que aquellos con un nivel inferior de estudios. Mayor aún es la diferencia de un graduado universitario: gana un 91% más que el resto.

Los estudios TIC solo representan el 6% de las nuevas matrículas. La OCDE también lanza una alerta respecto a las carreras TIC. Esto dice: "A pesar de la creciente necesidad de habilidades digitales y las buenas perspectivas de empleo de los estudiantes que titulan en el campo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), solo una pequeña porción de los estudiantes elige este campo. En España, el 88 % de las personas de entre 25 y 64 años con una cualificación terciaria en TIC tienen empleo, pero los estudiantes de TIC representan solo el 6% de las nuevas matrículas de educación terciaria, mismo valor que la media de la OCDE".

Más "ninis". Con la pandemia, los "ninis" han aumentado, según el informe. En 2021 la proporción entre los jóvenes españoles de 18 a 24 años que ni estudia ni trabaja fue del 19%. "Es un nivel alto, uno de los más altos entre los países de la OCDE", reconoció ayer el director del programa Indicators of Education Systems (INES) de la OCDE, Abel Schumann.

Compartir el artículo

stats