Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CONSEJO DE GOBIERNO

Aragón reconocerá por ley que la vivienda es un derecho y no un producto

La DGA aprueba un texto para intervenir los pisos vacíos de los grandes propietarios | La ley priorizará incrementar el parque de alquiler y la apuesta por la rehabilitación

Losconsejeros Pérez Anadón, Mayte Pérez y José Luis Soro, ayer tras el Consejo de Gobierno.

El Gobierno de Aragón aprobó este miércoles en el Consejo de Gobierno el proyecto de Ley de Vivienda que reconoce como subjetivo el derecho a una vivienda digna y establece que las casas desocupadas pertenecientes a grandes propietarios –los que poseen más de 15– deberán ponerse a disposición de la comunidad para su gestión en diferentes programas sociales, en régimen de alquiler preferentemente.

El extenso texto (211 artículos) será llevado en breve a las Cortes de Aragón, donde tendrá que superar los correspondientes trámites para ver la luz verde antes del final de la legislatura. "Quedan seis meses, debería dar tiempo de sobra", manifestó el consejero José Luis Soro, que calificó como "ambiciosa" la norma que cumple "escrupulosamente" con la Constitución y con la jurisprudencia en materia de vivienda del Tribunal Constitucional. La Ley entiende la vivienda como un derecho y no como un producto.

Para cumplir con este derecho se impone a los poderes públicos la obligación de proveer de una alternativa habitacional a toda persona o unidad de convivencia de buena fe en situación de vulnerabilidad que se vea privada de su vivienda habitual.

En esta línea, se fomenta también la mediación en la resolución de los conflictos con la vivienda, buscando que existan líneas extrajudiciales. En la raíz de esta ley se encuentra la búsqueda por garantizar la función social de la vivienda, que la utilización de la misma tenga fines residenciales y que el fin de la misma sea su ocupación.

Además, se contempla la creación de un Registro de Viviendas Desocupadas en el que deberán incluirse todas las que permanezcan desocupadas que sean titularidad de las entidades financieras y sus sociedades inmobiliarias, sociedades de gestión de activos o de los grandes propietarios de viviendas, que deberán ponerlas a disposición de la comunidad para que se puedan gestionar dentro de los diferentes programas sociales, en régimen de alquiler preferentemente y con garantías, pero estableciendo también multas para las personas o entidades jurídicas que no cedan las viviendas.

Regulación de derechos y deberes

Junto al desarrollo de las políticas para la creación de una Red Pública de Vivienda en Aragón, para atender a los más vulnerables y especialmente vulnerables, se detallan, por primera vez, conceptos más amplios como el alquiler asequible. Una fórmula que ya se está aplicando en las viviendas patrimoniales, como las rehabilitadas por la Dirección General de Vivienda en Teruel y Alcañiz, y que se pondrán en marcha en las viviendas en construcción en el solar de la Merced de Huesca.

Con este texto se regulan derechos y deberes, información en las transmisiones, publicidad, requisitos de los contratos, percepción de cantidades a cuenta del precio... Además, se fijan los parámetros de calidad, accesibilidad, habitabilidad y sostenibilidad de las viviendas y se establecen medidas para evitar la infravivienda.

En las nuevas construcciones no se podrán realizar viviendas de menos de 40 metros cuadrados y se regulan también las condiciones de los alojamientos temporales. No solo se vela solo por la calidad de las viviendas, sino por que los entornos de estas sean también más humanizados.

Compartir el artículo

stats