Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los maestros de la comedia dan lecciones de humor: "Les Luthiers" llegan hoy a Oviedo

El grupo argentino llevará al Auditorio "Gran Reserva", una antología de 55 años de carrera en los que han aprendido a identificar lo que hace reír a cada público

Les Luthiers: "Tras el Princesa de Asturias solo nos queda aspirar al Nobel del humor"

Les Luthiers: "Tras el Princesa de Asturias solo nos queda aspirar al Nobel del humor" VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Miki López

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Les Luthiers: "Tras el Princesa de Asturias solo nos queda aspirar al Nobel del humor" Elena Fernández-Pello

No hay muchas personas que puedan alegrarle a una el día. Carlos López Puccio y Jorge Maronna son dos de ellas y se lo han ganado a pulso durante 55 años dedicados profesionalmente al humor. Su sola presencia basta para convocar todas las risas y el buen rollo que "Les Luthiers" han esparcido por el mundo desde que en 1967 echaron a andar en Buenos Aires.

López Puccio y Maronna son los veteranos y los guardianes de la esencia de "Les Luthiers", contenida ahora en "Gran Reserva", el espectáculo que hoy presentan en Oviedo (Auditorio Príncipe Felipe, a las 20.30 horas) y que se estrenaba en España la semana pasada en Gijón.

López Puccio y Maronna, dos maestros indiscutibles del humor, saben mejor que nadie qué es lo que hace reír a su público, tan disperso pero tan conectado por la lengua común. "Hay muchas variantes del humor. No sé si con un japonés podríamos compartir el punto de vista humorístico", reflexionaba ayer López Puccio, de pie ante la Mafalda del Campo San Francisco y echando de menos a su querido Quino. "Están las diferencias culturales profundas y además está la evolución de la corrección política", continúa explicando, de modo que "no es lo mismo un chiste sobre violencia doméstica en Buenos Aires o en Bogotá, y en México mucho menos".

"Si uno dice inflación en Argentina está hablando casi de una cosa risible; acá es una realidad dramática, hasta novedosa, tiene mucho que ver con Ucrania, con la guerra... En nosotros es endémico. Pueden ser graciosos los chistes en los dos sitios, pero se insertan en la gente de distinta manera", siguió dando ejemplos. "Son evoluciones naturales, por la tradición local, por los gobiernos, las políticas... Una serie de variables que uno no puede prever como humorista", admite. Por eso, ellos ajustan y reajustan cada espectáculo, a la vista de lo que hace reír o lo que incomoda a un auditorio o a otro. En este "Gran Reserva" que presentan en España Jorge Maronna dice que han retocado "muy poquito". "Pero eso siempre lo hacemos por sensibilidad del público", añade.

Con Asturias, y con Oviedo especialmente, "Les Luthiers" mantienen una larga relación de humor y de amor. "He pasado en Oviedo la mejor semana de mi vida, en el 2017, y quiero que se repita", dice López Puccio, aludiendo a la concesión aquel año del "Princesa de Asturias" de Comunicación y Humanidades. "Hasta ese momento nosotros éramos trabajadores de la diversión, unos payasos alegres, refinados, pero el premio nos confería un rango superior incluso al que nosotros habíamos aspirado jamás. Fue sorprendente encontrarnos en ese cariño un reconocimiento que superaba nuestras expectativas", reconoce el humorista, que se emociona pensando en el cariño y el buen trato que recibieron de la gente.

"El ‘Princesa de Asturias’ fue llegar a un lugar inesperado, no creo que se pueda más, para lo nuestro", dice pensativo López Puccio. Maronna, su aliado en ese negociado del humor, le corrige: "El Nobel, el Nobel del humor...", y el compañero se ríe y replica con sorna: "Ay, no, esos no son gente que tenga tanto humor como para eso". Y después de todo ello abandonan el Campo San Francisco, donde habían quedado para esta cita, dejando un rastro de felicidad a su paso.

Compartir el artículo

stats