Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

No son los mismos, pero es igual

"Les Luthiers" y su nuevo elenco mantienen intacta su esencia y entusiasman al público con su antología "Gran Reserva"

Por la izquierda, Roberto Antier, Martín O’Connor, Carlos López Puccio, Horacio «Tato» Turano y, sentados, Mayer Wolf y Jorge Maronna, durante la representación de ayer en el Auditorio de Oviedo. | Luisma Murias

El nuevo espectáculo de "Les Luthiers" requiere afrontar un esfuerzo previo: aplicar los ajustes mentales y sentimentales necesarios para adaptarse a la nueva realidad del grupo, a su mutación interna, a la transformación de su elenco. Ya en la butaca, es necesario cerrar los ojos unos instantes para asimilar las nuevas voces, abrirlos después y encajar en nuestro particular puzzle mental las nuevas caras y esperar a que la comicidad, el recuerdo de un chiste o uno de esos momentos hilarantes de un "sketch" completen el reseteo: no son los mismos, pero es igual. Casi, matizo, porque nada es exactamente igual, aunque su espíritu cultivado durante cinco décadas permanece intacto. Es una catarsis dolorosa por las ausencias, pero de gozoso resultado. Relájense y déjense llevar...

"Les Luthiers", premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades en 2017, un galardón que lucen con principesco honor, llegan al Auditorio de Oviedo con su gira "Gran Reserva". Ya no son cinco, sino seis, tras la pérdida de tres componentes. Al fallecimiento de Daniel Rabinovich en 2015 y de Marcos Mundstock en 2020, se sumó la retirada de Carlos Núñez Cortés, quien tras más de medio siglo de carrera decidió dedicarse a tocar el piano. Se mantienen los históricos Carlos López Puccio y Jorge Maronna. Puccio señaló sobre sus compañeros desaparecidos que son "dos pérdidas tremendas, tanto en lo artístico como en la parte afectiva. Los echo más de menos en la vida que en el escenario". Pese a todo, añadió, "la calidad artística no se ha visto resentida". Y tiene razón, el nuevo elenco garantiza el futuro, del que se espera algo nuevo, obras propias de su inagotable ingenio.

Se fueron tres y han llegado cuatro desde la particular cantera de "Les Luthiers": Roberto Antier, Tomás Mayer Wolf, Martín O’Connor y Horacio "Tato" Turano, y en la reserva (siempre van acompañados de suplentes por si hace falta relevo por alguna indisposición) Pablo Rabinovich (ninguna relación con Daniel Rabinovich) y Santiago Otero.

Público asistente.

A Oviedo traen su tercera antología que han compuesto con obras de los años 80 y 90, como “La Balada del 7º Regimiento”, “San Ictícola de los Peces”, “Entreteniciencia Familiar”, “La Hora de la Nostalgia”, “Quien conociera a María amaría a María”, el bolero “Perdónala”, “Música y Costumbres de la Isla de Makanoa” o “Rhapsody in Balls”. Y aquí la elección y valoración depende de los colores de los gustos de cada uno. Particularmente, siempre añadiría y quitaría alguna.

No hay tacha alguna en la interpretación, faltaría más con su profesionalidad. Está presente toda su capacidad cómica, musical, actoral, su humor blanco y atemporal, siempre vivo y actual, alejados de la actualidad o de contingencias mundanas; incluso algunos guiones son retocados en ocasiones. No defraudan, la esencia de "Les Luthiers" se desborda por el escenario y el público lo agradece.

Carlos López Puccio manifestó al inicio de la gira que las obras que componen esta antología "han envejecido muy bien" porque su contenido "no es perecedero". "Es un espectáculo muy bueno, es la mejor de las tres antologías y para mi es la que más me hace reír", señaló.

Nuevas obras

Si hay que poner algún pero al espectáculo "Gran Reserva", más allá de la añoranza de Rabinovich y Mundstock, es la falta de sorpresas, la contemplación de algo ya visto y reído, aunque siga manteniendo la magia de un grupo excepcional, que muta para continuar sobre los escenarios. El público lo percibe con continuas risas y aplausos, que acaban en ovaciones finales.

Y esta espera de nuevas obras no será prolongada. Sepan los adictos que "Les Luthiers" anuncian el inminente estreno de un espectáculo totalmente nuevo, el primero en 15 años. “Más tropiezos de Mastropiero” se estrena a finales de noviembre en Rosario (Argentina) y en unos dos o tres años, lo podremos degustar aquí. El espectáculo gira en torno a una supuesta entrevista –culta, aguda, documentada y ejemplificada– al mítico creador de las obras de "Les Luthiers", Johann Sebastian Mastropiero. En el transcurso de esa entrevista se rememora, con oportunos ejemplos musicales y escénicos, buena parte de la vida del compositor, desde sus primeros fracasos hasta los más recientes, según se adelanta en la página web oficial del grupo.

Como la Ester del bolero "Perdónala", "Les Luthiers", cuando alguien pudiera pensar que ya se estaban yendo, decidieron quedarse.

Compartir el artículo

stats