Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ACCIDENTE EN 'LA NIT DE LA RECERCA'

"Vi a un chico volar por los aires": una familia presenta la primera denuncia por la explosión del experimento de Girona

Un grupo de afectados se están coordinando y pretenden tomar acciones legales | Los 15 heridos han recibido el alta, pero "las secuelas físicas y psicológicas del accidente siguen“

Una explosión en un experimento científico ha causado 18 heridos en la Casa de Cultura de Girona este viernes, 30 de septiembre de 2022.

El viernes 30 de Octubre, Gina, una niña de 9 años de Lloret de Mar, se desplazó a Girona con su madre y una amiga, para asistir a un espectáculo de Dani Jiménez, físico y divulgador de largo recorrido. Gina era ‘fan’ de las espectaculares demostraciones científicas de Jiménez en el Canal Super 3. “Ahora no quiere verlo ni en pintura”, relata su madre, Anna.

Es que el espectáculo de Jiménez se torció, por primera vez en una carrera impoluta. Un bidón con nitrógeno líquido y agua caliente tenía que actuar como un cañón y disparar hacia el cielo decenas de bolas de colores. Al contrario, reventó y lanzó trozos de metal a su alrededor, hacia el público reunido en la Casa de Cultura. 

El SEM registró 15 heridos, uno de ellos de gravedad. Sin embargo el total de afectados es mayor, ya que que varias personas se desplazaron por sus propios medios a centros sanitarios. Algunos afectados se están coordinando en un grupo de Whatsapp y pretenden denunciar. Los Mossos d’Esquadra confirman que les ha llegado la primera denuncia. 

El espectáculo de Jiménez formaba parte de la Nit de la Recerca, la filial catalana de un evento que ocurre simultáneamente en toda Europa, para promover las investigaciones financiadas por la Unión Europea. 

Heridas y traumas

Aunque los 15 heridos estén todos dados de alta, las secuelas físicas y psicológicas del accidente siguen. “Tu cerebro le da vuelta a lo que podría haber pasado”, explica Anna. Ella experimentó una afectación respiratoria que le alteró la voz durante unas horas, y Gina sangró por los oídos, mientras su amiga Bruna, de 10 años, sigue con dos cortes que le cruzan ambos muslos

“Te vas planteando qué habría pasado si hubiera ido peor”, coincide Isabel, a la cual un trozo de metal le cortó un zapato y le hirió un dedo del pie. “No quiero ni imaginar que le llegara a dar a mi sobrino de 10 meses”, afirma la mujer, cuyo cuñado investigador participaba en la 'Nit de la Recerca'.

“Mi hija me dice que tiene miedo, que ya no quiere volver a sitios como ese y que ya no le interesan”, afirma Claudia, que lleva nueve puntos en una herida en forma de V en su antebrazo.  

Todos los testimonios consultados destacan que hasta el accidente, la 'Nit de la Recerca' había sido espléndida. El público había transcurrido por las carpas, donde los investigadores explicaban sus resultados y llevaban a cabo actividades. “Era una pasada. Lástima que se haya entorpecido”, lamenta Claudia.

La explosión

El espectáculo de Jiménez tuvo lugar en un escenario en el patio interior de la Casa de Cultura, pero el número que falló se hizo en medio del público, que hacía un gran corro alrededor.

Anna y y otra madre e investigadora que acudió con sus hijos de 5 y 9 años afirman que el patio estaba abarrotado y que las familias que se situaban en primera línea, como las suyas, estaban a dos o tres metros de los bidones, sin poder alejarse más. 

Ambas empezaron a agobiarse cuando Jiménez pidió a los niños que lanzaran las pelotas de colores, que habían sido repartidas anteriormente, en uno de los bidones. El motivo era que el equipo del espectáculo había dejado un cubo de agua caliente en medio del patio, y estas madres temían que los niños pudieran verterlo al correr hacia el bidón.

Pero eso no fue nada comparado con la explosión. “La presión me cortó la glotis, no podía respirar, y vi al chico [un colaborador de Jiménez que aguantaba los bidones] saltar por los aires”, relata Anna. “Cuando bajó el humo [en referencia al vapor asociado con la expansión del nitrógeno] vi al chico tendido al suelo y escuché gritos y lloros de niños asustados”, cuenta Isabel. Anna se dirigió al lavabo para secar la sangre del corte en las piernas de Bruna, y se encontró a dos otras madres limpiando sangre en la cara de sendos niños.

Los cuatro testimonios consultados se alejaron con sus familias por su propio pie. Relatan que la gente salió de forma ordenada, aunque en estado de 'shock'.

Divulgador con experiencia

Jiménez lamentó los hechos el mismo día del accidente en Twitter, donde aseguró que se pone a disposición de “los heridos y sus familias, por cualquier cosa que puedan necesitar”. 

Este divulgador tiene más de 20 años de experiencia y lidera una empresa, CreaCiencia, especializada en espectaculares experimentos educativos, que se han llevado a cabo sin problemas en decenas de festivales. 

“Es un gran divulgador. Tiene un equipo que ensaya los experimentos hasta la saciedad, con gente muy experimentada”, afirma Marc Boada, comunicador que también lleva a cabo demostraciones. 

Tras expresar su apoyo a las personas heridas, la Asociación Catalana de Comunicación Científica ha calificado el acontecimiento de “accidente desafortunado”, dentro de una carrera intachable.

El 4 de octubre, Jiménez publicó una carta en la cual aseguró que ha buscado sin éxito hablar con las víctimas y que las anima a contactarle para transmitirle su solidaridad. Sin embargo, algunas de las personas afectadas no se ven preparadas para ello. “Mi hija llora y sueña con el episodio. Si hacen un experimento así en su escuela, no creo que vaya”, concluye Anna.

Compartir el artículo

stats