Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuevo protocolo

El aborto con fármacos hasta la semana 14 es más complejo y doloroso

Provoca más sangrado, molestias y efectos secundarios, por eso Cataluña lo ofertará en los hospitales públicos

El aborto con fármacos hasta la semana 14 es más complejo y doloroso.

Cataluña ha elaborado un nuevo protocolo de atención a la interrupción voluntaria del embarazo que incorpora la posibilidad de abortar tomando fármacos hasta la semana 14 de gestación. El Ejecutivo autonómico se adelanta así a otras autonomías que, como mucho, permiten este tipo de intervención, a través de medicamentos, hasta la semana 12 de gestación y, en un estado más avanzado, realizan únicamente abortos quirúrgicos o instrumentales.

Lo más habitual en España es dar a la mujer la posibilidad de elegir entre los dos métodos, el farmacológico o el quirúrgico, hasta la semana nueve de gestación y, a partir de ese plazo, solamente realizar el método instrumental, que se lleva a cabo en un quirófano. En España el aborto libre se contempla hasta la semana 14 y se permite hasta la semana 22 siempre que concurran causas médicas, como riesgo grave para el feto o la madre.

La decisión de Catalunya cuenta con el aval de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que sin embargo recomienda que, de la semana 12 a la 14 de gestación, la mujer permanezca en el centro sanitario hasta que se complete la expulsión (puede demorarse un día o más), dado que con frecuencia se produce más sangrado, más dolor y más efectos secundarios (náuseas, vómitos o diarrea) que en el aborto farmacológico hasta la semana nueve. Además, la efectividad no es tan alta como en la fase más inicial de la gestación (dado que hay más contenido intrauterino) y, por ello, se requieren más dosis de los medicamentos utilizados para interrumpir el embarazo y, en ocasiones, una segunda intervención.

Opiniones a favor y en contra

Según explica Francisca García, presidenta de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la interrupción del embarazo (ACAI), hasta la semana nueve con el método farmacológico se produce un "sangrado controlado, aunque también es abundante", pero entre la semana nueve y la 14 "hay que pautar las dosis a lo largo del tiempo, el dolor y sangrado es más intenso, por eso se requiere ingreso hospitalario". En resumen, "son dos maneras distintas de practicar un aborto".

Por ello, la presidenta de las clínicas concertadas donde se realizan la mayoría de los abortos en España, considera una "barbaridad" que Cataluña haya decidido ampliar hasta la semana 14 el aborto farmacológico. "Es la vía más fácil para evitar la objeción de conciencia [de los profesionales sanitarios a realizar abortos] pero no el método aconsejado para las mujeres".

Por el contrario, ni la Sociedad Española de Contracepción (SEC) ni la Federación de Planificación Familiar, (Sedra-FPFE) formadas por profesionales sanitarios y activistas en favor de los derechos sexuales y reproductivos, ponen reparos a la decisión de Salut. "Cataluña tiene una enorme experiencia en el aborto farmacológico y como cuenta con el aval científico de la OMS puede ser adecuado ofrecerlo hasta la semana 14", opina Isabel Serrano, ginecóloga y miembro de Sedra-FPFE, quien a su vez avisa de que la decisión "no sería extrapolable" al resto de comunidades, dado que no tienen tanta experiencia en el aborto con pastillas.

Los porcentajes de uno y otro

En Cataluña, casi la mitad de los abortos se realizan por el método farmacológico, dado que se practican más abortos en el sistema público y existe la tendencia de que a más intervenciones públicas, más realizadas con fármacos. Mientras, en el resto de España, la mayoría de interrupciones se efectúan en las clínicas privadas concertadas donde el 85% de las mujeres, según sus encuestas, eligen el método instrumental porque consideran que es la fórmula más rápida, más indolora y que mejor evita la dura vivencia de que estás expulsando un embrión.

En cualquier caso, "ambos métodos son seguros y eficaces", afirma tajante Isabel Serrano. A su vez, el ginecólogo Abel Renuncio, vocal de la junta directiva de la SEC, corrobora que ambas posibilidades son "buenas" y por ello, en su opinión, la preferencia por una u otra "debería estar más equilibrada" en España, dado que la proporción de abortos farmacológicos está aumentado en la mayoría de países europeos y en los nórdicos supera el 90%. Mientras, en nuestro país, Alemania o Italia aún continúa la preponderancia por el aborto quirúrgico.

A su juicio, lo importante es que los profesionales médicos ofrezcan a las mujeres información equilibrada sobre las ventajas e inconvenientes de uno y otro método, además de "personalizada" a sus circunstancias, para que sean ellas las que puedan elegir.

La implantación

Según la información facilitada por el Departament de Salut, el método farmacológico hasta la semana 14 de gestación se irá ofertando progresivamente en todo el territorio catalán y ya ha empezado a desplegarse en Lleida, Anoia y Terrassa. La técnica se proporcionará, tal como recomienda la OMS, en los hospitales mientras que las unidades de atención a la salud sexual y reproductiva, los ASSIR, continuarán ofreciendo el método farmacológico hasta la semana nueve y seis días de gestación, como hasta ahora.

El nuevo protocolo ha sido diseñado en colaboración con el Departament d'Igualtat i Feminismes, la Sociedad Catalana de Obstetricia y Ginecología; la Asociación Catalana de Comadronas y la Asociación Catalana de Contracepción.

Compartir el artículo

stats