Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inés de Cominges, la asturiana que inspira a las marcas de lujo y estilo por su sello original

Hija de gijonesa, residente en París y esposa del aristócrata belga François du Chastel de la Howarderie, el sector de la moda le da cada vez más protagonismo en España

Inés de Cominges posa ante un Picasso en el Museo de Bellas Artes de Asturias. | Instagram

Inés de Cominges tiene, dicen, un "estilo inspirador" y eso la ha convertido en una imprescindible, cada vez más, para las firmas de moda de España y los creadores de tendencias de Europa. Es "influencer" en las redes sociales y se ha vuelto una presencia habitual en las revistas de estilo nacionales. Es, lo que llaman, una "it girl". Entre otras cosas, porque su vida social –que va en paralelo a su actividad de promoción de marcas– la tiene de sarao en sarao, en los ambientes del lujo sobre todo de Madrid o París. Pero nunca se sabe dónde va a hacer su último posado.

Bueno, sí. Porque, en concreto, el último posado que aparece en su Instagram se sitúa fácil: el Museo de Bellas Artes de Asturias, en la sala de la "obra invitada", donde desde hace unas semanas los asturianos pueden contemplar un traje-kimono salido del taller de Yves Saint Laurent.

De Cominges saluda al alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, en presencia de Ana G. Gayoso. | Instagram

De Cominges, asturiana por sus raíces maternas aunque residente en París, siempre tiene a la región en el horizonte de su ocio y en la casa familiar de Villaviciosa ha vivido momentos memorables: desde su boda civil con el aristócrata belga François du Chastel de la Howarderie –antes del gran acontecimiento de su boda en un palacio de Jaipur (India)–, al nacimiento y bautizo –el pasado mes de agosto– de su segundo hijo, Casimir, en la iglesia de la parroquia de Miravalles y con la diseñadora María de la Orden como madrina.

Reunirse con sus padres, Marián Varela Villalobos y Rafael Cominges, y sus hermanos, suele ser el argumento fundamental de las estancias de Inés de Cominges en Asturias, pero esta vez, la que la ha llevado al Museo de Bellas Artes de Asturias, la razón del viaje ha sido profesional.

con su marido, François du Chastel de la Howarderie, en Villaviciosa este verano.

Inés de Cominges formaba parte hace unos días de la expedición de "influencers" reunidas por la ovetense Ana G. Gayoso, dentro del proyecto "The wedding mafia trip", que buscaba mostrar preciosos recursos asturianos para que la región entre en la órbita nacional como destino de bodas. Gayoso no dudó en contar con Inés de Cominges tanto por su conocimiento de la región –en eso ya la tenía ganada de antemano– como por su poder inspirador y su capacidad de "arrastre". "Inés tiene un perfil muy interesante porque todo lo bueno que se diga de ella es poco. Es espontánea, tiene una interpretación de la moda muy particular y diferente, algo que entre tanta abundancia es muy de agradecer; es trabajadora, creativa, entusiasta y superestilosa, de ahí que cada vez más sea un referente para las marcas", encadena Ana G. Gayoso. Y pocos, como ella, enseñan en las redes la región al mundo.

Compartir el artículo

stats