Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guillermo Simón inunda la Universidad de mar y de obras "pintadas con el alma"

"Volver a nuestro paisaje original es fuente de satisfacción y melancolía", reflexionó el artista en la concurrida inauguración de su nueva exposición

28

EN IMÁGENES: Guillermo Simón inunda la Universidad de mar y de obras "pintadas con el alma"

En la inauguración de "El mar y la memoria", la exposición de la obra más reciente del maliayo Guillermo Simón, el artista estuvo arropado por muchas y buenas compañías. En el edificio histórico de la Universidad de Oviedo, en la sala en la que sus cuadros pueden contemplarse desde ayer y hasta el próximo 15 de enero, apenas cabía un alfiler, y entre tanta gente había caras muy conocidas como las de Elías Benavides y Miguel Galano, otros dos grandes exponentes de la pintura asturiana contemporánea.

Guillermo Simón, que reconoció estar "desbordado" por tanto afecto e interés, echó mano de una canción de Pablo Milanés para expresar su agradecimiento: "La soledad del taller hoy se siente muy acompañada". Luego habló brevemente de cómo intenta "pintar con los ojos cerrados, con el alma" y de que el mar es su "paisaje materno", un concepto tomado del escritor Julio Llamazares. "Volver a nuestro paisaje original es una fuente de satisfacción y melancolía", admitió

Guillermo Simón interviene en la presentación de sus cuadros. | Miki López

El Rector, Ignacio Villaverde, fue quien abrió el acto. En los cuadros de Simón dijo haber encontrado "mucho de ese Cantábrico, de ese azul y ese verde de nuestro mar". La vicerrectora de Extensión Universitaria, Pilar García Cuetos, introdujo al comisario de la exposición y volvió a intervenir al final del acto. En Guillermo Simón, la historiadora del Arte dijo haber encontrado "otra forma de mirar el agua". García Cuetos considera que su obra "nos acerca a un mar de esencialidad, a un instante que no se va a volver a repetir". La de Simón es, en su opinión, "una mirada individual que puede ser universal" y que está cargada de autenticidad.

El profesor y crítico de arte Santiago Martínez, que ha comisariado la exposición, calificó la obra de Guillermo Simón como "muy compacta y potente". "Cada cuadro tiene poder y poesía", manifestó. Reconoció que el acto inaugural de ayer, con tanta gente, no era el mejor momento para detenerse en ella e invitó a los asistentes a regresar en los próximos días. "Hay que vivirlo a solas, dejarte envolver", indicó. Más tarde avanzó que está previsto organizar visitas guiadas a la exposición en compañía del propio artista, aunque de momento la fecha está por concretar.

La sala de exposiciones de la Universidad, abarrotada durante la inauguración de "El mar en la memoria". | Miki López

Santiago Martínez hizo reparar al público en que la exposición se abre con los cuadros de pequeño formato colgados a la entrada, "pequeñitos óleos sobre lienzo que te obligan a acercarte a mirar", y acababa en el gran formato de la parte central de la sala, de modo que va "de lo más íntimo a una gran explosión".

Entre las obras expuestas hay óleos sobre lienzo y óleos sobre Dibond. El comisario de la muestra también dejó constancia de que el recorrido creativo de Guillermo Simón va de una pintura "más bucólica a una pintura hiperrealista", siempre en un tono experimental.

Compartir el artículo

stats