Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amelia de Dios Escritora, Premio Marta Mont Marçal

"Un buen libro es aquel que te entretiene, te hace pensar o te duele"

"Si lo que te motiva para escribir es que se vaya a publicar, vas a sufrir; yo escribo porque me hace feliz"

Amelia de Dios, ayer, en el Hotel Abba de Gijón. Ángel González

Amelia de Dios fue galardonada en 2021 con el Premio Marta Mont Marçal por su libro "Os vigila", un thriller psicológico que se desarrolla en las montañas asturianas. Estos días es una de las participantes del V Congreso de Escritores de Gijón, en el que ha participado en varias charlas, tanto para analizar su obra como la situación del colectivo de escritores noveles.

–Viene por primera vez a este congreso tras su premio. ¿Qué importancia tiene?

–Es la tercera vez que participo. Para mi estos congresos son una carga de baterías. Es verdaderamente esa sensación de comunidad, de que no estás sola, de que hay escritores que están en las mismas peleas que tú. Es el enriquecimiento de ideas. Escribir es un acto solitario, aunque en realidad estás con tus personajes, pero es un acto en el que necesitas esa soledad. Cuando vas a congresos estás muy emocionada por estar con lectores. Pero aquí son personas como tú, compartimos experiencias y comunidad.

–El reconocimiento le llegó con su tercera novela.

–Ganar un premio te arropa y te permite, por ejemplo, publicar con una editorial importante. Sigo disfrutando muchísimo de la novela. Me hizo muchísima ilusión cuando descubrí que había salido en audiolibro. Y estoy muy contenta desde que me anunciaron que es muy probable que vaya a traducirse a otra lengua. Es increíble, una aventura emocionante.

–En un encuentro del congreso debatía sobre si existe ese antes y después de recibir un premio. ¿Cómo le ha influido en su caso?

–La primera novela la autopubliqué. Es algo que puede hacer cualquier persona. Y la presenté a un premio, porque era lo que había que hacer. El ganar un premio te da una credibilidad, pero aún te miran dudando de qué calidad puedes tener. Un premio te asegura, te da confianza. Mi hijo habla del síndrome del impostor. Una parte de los escritores cuando empezamos siempre tenemos dudas. Pero ves a gente como a Soledad Puértolas, que tiene una calidad increíble, y ves que en el fondo es una persona totalmente asequible y con nuestros mismos planteamientos. Te lanza ese mensaje de igualdad y de seguir con la misma ilusión.

Menciona a Puértolas, que advertía sobre la preocupación del lenguaje de los jóvenes y las redes. ¿Cree que peligra el relevo generacional?

–Soy una persona muy optimista, el interés por leer, sea lo que sea, se mantiene. No hay un escritor que no haya sido primero lector. Mi hijo está metido en todas las redes pero es un lector también de papel. Por supuesto que habrá un relevo. La literatura transforma, tanto al que escribe como al que lee, y si eso pasa, se está transformando la sociedad.

–¿Por qué animaría a escribir?

–Para mí escribir es una necesidad, y cuando uno empieza a escribir, lo hace ante todo porque te hace feliz y te enriquece. Si lo que te motiva de escribir es que sea para publicar, vas a sufrir. Tienes que tener mucha insistencia y no desanimarte.

–Trabaja en su próxima novela, que aborda el maltrato doméstico y sus consecuencias.

–Es muy especial para mí, se encuentra en "stand by" para ver la luz. También he acabado otra sobre premoniciones y espíritus. Escribo de lo que me gustaría leer, y como lectora soy terriblemente ecléctica, puedo leer de todo. Lo único que tienen en común mis novelas es que son entretenidas.

–¿Qué considera que debe tener un buen libro?

–Hay libros que tienen que hacer pensar y reflexionar, y también hacer daño, esa sensación de enfrentarte a cosas que no quieres ver. Y otros te tienen que entretener. Un buen libro es aquel con el que interactuas, que te llama a la atención porque te entretiene, te hace pensar o te duele.

Compartir el artículo

stats