Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Relaciones

Las jóvenes que han roto con el estigma de la soltería: "Ni nos planteamos tener pareja"

El número de mujeres solteras entre 30 y 40 años se ha duplicado desde 2001 | Las generaciones más jóvenes ya no entienden la maternidad como "una meta" ineludible

Nadia Ramos. Ferran Nadeu

Una revolución se cuece en el colectivo de mujeres que hoy tienen entre 25 y 40 años, quizá la primera en enviar realmente al garete la atávica vergüenza de la soltería femenina y en transitar por la vida adulta fuera del esquema hijos-pareja estable. El fenómeno está ahí, a nuestro alrededor. Pero también en las estadísticas. Según el INE, el número de mujeres solteras entre 30 y 40 años ha pasado de 770.000 en 2001 a 1,4 millones en 2022. Prácticamente se ha doblado. Además, el 47,3% de los niños que nacen ahora, con la natalidad cayendo en picado, son hijos de madres no casadas. No quiere decir que sean hogares monoparentales, sino que nacen fuera del matrimonio. Y en contra de los mandatos tradicionales -que casi consideraban la soltería como un inframundo social-, el 60% de las mujeres solteras dicen estar encantadas de serlo.

Hay consenso en que este cambio de paso en cuanto a maternidad y relaciones afectivas se empezó a gestar con la generación millennial y sigue ahora con la zeta. Es cierto que la precariedad laboral y las dificultades en el acceso a la vivienda dan combustible a la precariedad y a menudo acaban postergando la maternidad. Sin embargo, no lo explican todo. Tanto las mujeres solteras que hablan aquí en primera persona como las de sus coetáneas que han teorizado sobre esta cuestión apuntan a algo más: alguna cosa se está moviendo en las profundidades de las expectativas vitales y de las relaciones afectivas.

Noemí Casquet. RICARD FADRIQUE

Meritxell Rodríguez tiene 27 años y un latir generacional: “Para poder tomar decisiones como estar en pareja o ser madre primero tenemos que sentirnos llenas con la vida que tenemos”. En los últimos años, el discurso feminista ha puesto patas arriba los viejos mandatos sobre lo que se supone que debe ser la vida adulta de las mujeres.

'El fin del amor'

Con los números en la mano de la encuesta del uso del tiempo en EEUU, el académico Paul Dolan ya afirmó en 2019: "Si eres un hombre, probablemente deberías casarte; si eres mujer, no te molestes”. Según aquella encuesta, las mujeres solteras y sin hijos tienden a vivir más tiempo y a ser más felices. En el trasfondo de estas afirmaciones late, obviamente, la sobrecarga y exigencia de los cuidados, que a menudo aún caen sobre todo en las mujeres.

Tamara Tenenbaum

Una de las grandes autoridades de todo este asunto es la escritora y periodista argentina Tamara Tenenbaum (Buenos Aires, 1989), autora del ensayo 'El fin del amor', en el que se ha basado precisamente la serie homónima de Leticia Dolera. Según ella, la generación de sus madres fue la que rompió con aquel mandato de "aguantar" por los hijos, por el qué dirán, por lo que sea. Y ahora la suya, afirma, anda cambiando las reglas y ensayando las relaciones igualitarias a la vez que entierran el mito de amor romántico.

Independencia

“Cuando las mujeres pueden ser independientes, también se les abre la posibilidad de decidir si quieren tener pareja", afirma la escritora, quien considera que el modelo de convivencia hombre-mujer "como base de la organización social" ya está cambiando y mucho más que lo hará. "Seguramente estaremos en pareja un tiempo, quizá luego lo dejemos y puede ser que en unos años volvamos a ello. La vida de la gente va a ser así. Ya nadie está en pareja toda la vida. Y eso está bien".

Ana Martínez es arquitecta y tiene 26 años. Ella siempre ha tenido claro que su prioridad era impulsar su carrera profesional, y el hecho de querer ser independiente, afirma, le ha hecho reflexionar sobre los roles de las mujeres. “Parece que aún sea un comportamiento anómalo el hecho de no responder a los mandatos de género que históricamente nos han adjudicado. Aún existe ese pensamiento que nuestra meta como mujeres es tener un marido y una familia perfecta y la realidad es que muchas de nosotras ni nos lo planteamos”, explica la joven.

Revolución en marcha

Todo este asunto tampoco es ajeno a la revolución afectiva y sexual que parece estar en marcha. La pareja monógama ha dejado de ser la única opción, sobre todo para la generación más joven. La periodista y sexóloga Noemí Casquet apunta que a partir de los años 2000 se empezó a visibilizar la sexualidad femenina y arrancó una nueva conversación sobre identidad de género y orientación sexual que está abriendo nuevos horizontes. “Ahora cada vez hay más personas que, a pesar de tener una pareja sentimental, también tienen relaciones con otra gente y eso no quiere decir que el vínculo con tu pareja se tenga que romper”, explica Casquet. 

“Esta transformación y este proceso nos está llevando a vivir la sexualidad y la juventud de muchas maneras diferentes en cuanto a relaciones afectivas y sexuales se refiere”, comenta Noemí Casquet.

Maternidad

La maternidad también está dejando de ser casi una obligación tácita o una meta ineludible para pasar a ser una opción. Aun así, aún persiste la presión social que incita a las mujeres a ser madres, que idealiza la maternidad y pone esta etapa como una meta. “Toda la vida nos han metido en la cabeza que tenemos que ser madres para llevar una vida plena y no es así para nada”, explica Henar Álvarez en su pódcast ‘Dos rubias muy legales’. 

Noemí Casquet, sin embargo, no elude el hecho de que en en los deseos y decisiones vitales como la maternidad también se enredan las condiciones materiales de vida. “Muchas de nosotras tenemos un trabajo precario y lo poco que ganamos lo ahorramos para poder pagarnos un estudio y vivir solas”, explica. “Además, no nos podemos plantear cuidar de un niño cuando no tenemos recursos ni para vivir dignamente nosotras mismas”.

“Quizá en algún momento me lo plantearé, porque me gustan mucho los niños, pero no es mi meta en la vida. Tengo que tachar muchas cosas en la lista de pendientes antes de ser madre”, explica Nadia Ramos, maestra de 25 años. “Por mucho que me pregunten o que me presionen, yo acabaré tomando la decisión que sea cuando llegue el momento. Y sea cual sea, será la correcta”, explica Meritxell Rodríguez.

Compartir el artículo

stats