Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando el rock explotó en Asturias

"Los Stukas" brillan en el concierto por los 40 años de sus "Hazañas Bélicas" tras la proyección de un documental en su honor

Por la izquierda, Lito Ferreira, Félix Sánchez y Carlos Martagón, durante el concierto. | Fernando Rodríguez

En 1981, el mismo año en el que el estruendo de las balas de Tejero "afuracaba" el techo del Congreso de los Diputados, el rock estallaba en Asturias. También fue un golpe de estado, pero musical. La salida al mercado de "Hazañas bélicas", de los "Stukas", removió el panorama discográfico de la región, dominado hasta entonces por el folk y la canción de autor. Con letras que conectaban con el público y un potente directo –forjado y limado a lo largo de los años anteriores en verbenas y fiestas de prau– los "Stukas" volaban hasta las alturas de la listas de éxitos nacionales, sacudiéndose complejos de provincias y abriendo la puerta a otros grupos asturianos que vendrían detrás.

Público asistente a la proyección. | Fernando Rodríguez

De todo ello se habló ayer en un abarrotado teatro de La Felguera, en un acto en el que se conmemoró (con un año de retraso debido a la pandemia) el cuarenta aniversario de la publicación de "Hazañas bélicas", con el estreno de un documental, la reedición del disco y un pequeño concierto.

La gala presentada por la periodista Montse Martínez arrancó con unas palabras de Javier Calzadilla, fundador de la Sociedad Fonográfica Asturiana, que lanzó el trabajo discográfico. "Los vi con Javier Asenjo en Barros y nos dejaron maravillados. En la Fonográfica llevábamos pocos discos publicados, sobre todo de música tradicional, y la irrupción de los ‘Stukas’ cambió los esquemas. Abrimos y abrieron un camino a otros grupos de pop-rock como ‘Los Locos’ o ‘Ilegales’". Tomaron a continuación el relevo en el escenario los miembros supervivientes de la formación que grabó el disco: Lito Ferreira, Félix Sánchez y un Carlos Martagón al que se le quebró la voz al agradecer el "afecto" recopilado durante estas cuatro décadas.

El estreno del documental "Hazañas bélicas, la película" puso voz e imágenes a los recuerdos, a través del testimonio de una treintena de músicos, periodistas y productores. Lejos de abandonarse a la nostalgia, la cinta realizada por Fernando Cruz es una reivindicación de la música asturiana de la época y de un grupo que se elevó sobre el aislamiento periférico para asaltar las cimas del rock nacional.

El documental es un fresco por el que desfilan la inconfundible voz de José Ramón Ordóñez; la atinada composición de Martagón; el derroche en directo de Altable; la icónica portada de Jorge Serrano; el colorido furgón de la banda que viajaba por toda Asturias; el "orgullo patrio" de los fans de la Cuenca cuando su grupo salía en "Tocata" o en "los 40 Principales"; y las melodías tarareadas y los abrazos fraternales a pie de barra, o de prau, con "Hazañas bélicas" sonando de fondo.

La gala se cerró con un pequeño concierto de "Pioneros Stukas". Sonó "Pólvora", "Hazañas bélicas", "Esperando por ti", "Yonqui" y, para rematar, "Atrapado". Justa reciprocidad. Miles de asturianos llevan cuarenta años atrapados por los "Stukas".

Compartir el artículo

stats