Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un recorrido por Asturias a través de los puentes de origen romano y medieval que llegaron a nuestros días

Un libro editado con el apoyo del Principado recorre la región a través de los pasos elevados más destacados desde el punto de vista histórico

"Puentes antiguos de interés histórico de Asturias" es el título del libro editado, con el apoyo del Principado, por la demarcación en Asturias del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. El trabajo, cuya edición impulsó la antigua directiva del Colegio y culminó la actual, es una obra documentadísima que permanecía inédita desde 1995. Se trata de un volumen que recorre la región a través de los pasos elevados más destacados desde el punto de vista histórico, la mayoría de origen medieval o incluso romano, que fue coordinado por el ingeniero Guillermo Quesada Alonso. En estas dos páginas se destacan, por su belleza o relevancia histórica, doce de los 49 puentes analizados y se extracta parte de los comentarios que sobre ellos se hacen. 

Olloniego, paso sobre el Nalón 

"El puente (de Olloniego) forma parte de un conjunto monumental de máxima importancia en la que fue la principal vía de comunicación entre Asturias y Castilla hasta la construcción de la nueva carretera, integrado por capilla, torre, fuente, casa fuerte y puente, declarados Bien de Interés Cultural en 1991. Tradicionalmente se ha propuesto el paso de Olloniego como cruce del Nalón desde época romana. Han tratado de encontrar precedentes romanos en la fábrica del viejo puente de piedra autores como Miguel Vigil, Coello y Del Llano Roza, aludiendo a una calzada romana, y otros contemporáneos, como Fernández Casado, para quien ‘pudiera ser romano [...] a pesar de tener algún vano apuntado’. Las primeras noticias del puente son del siglo XII". Imagen de Fernández Casado para "Historia del puente en España".

Puente viejo de Lugones, siglo XV

"El necesario paso del Nora hacia Gijón podría vincularse con un posible precedente romano del puente de Lugones, que servía tanto para la comunicación con Gijón como con Avilés, como aún se expresaba en un pleito de finales del siglo XVI. Sin embargo, las primeras referencias documentales de este datan de comienzos del siglo XV, cuando el obispo Guillén de Verdemonte solicitó ayuda ‘a todos los arçiprestes, capellanes e clérigos e escusadores e omes e mugeres’, ya que Ferrán Fernández ‘maestre procurador de la ponte de Lugones[...] dixo que el fasía la dicha ponte e que la non podía faser ni acabar sin ayiuda de helimosnas’, puntualizando que las ayudas eran para ‘reparar la dicha ponte’ y ‘seruir a la salud de las ánimas de nuestros súbditos’".

Cangas de Onís: el emblema

"Puente emblemático de Asturias, a sus características de belleza y proporcionalidad se une el simbolismo de su emplazamiento en lo que fue núcleo generador y primera corte del reino astur, manifestado incluso en su fábrica, que luce habitualmente bajo su vano principal una Cruz de la Victoria, heredera de la antigua cruz de piedra existente en lo más alto del pretil del arco central, como testimonian algunas fuentes. No solo el origen del puente ha sido muy discutido. Sus propias características físicas varían en las sucesivas descripciones históricas que de él tenemos, siendo el número de arcos la principal divergencia. (...)Pese a las abundantes alusiones a su romanidad en la tradición historiográfica, hoy la tendencia generalizada considera de origen medieval la mayor parte de su fábrica actual".

Puente de Peñaflor, el más bello

"De origen medieval, se sitúa dentro de la principal ruta al occidente de Asturias y Galicia, siendo también utilizado en la comunicación con Oviedo a través del puerto de La Mesa. Diferentes autores lo han calificado como el más bello e imponente de Asturias junto al de Cangas de Onís, poniendo de manifiesto la monumentalidad de su emplazamiento. En este último sentido aparece reseñado en los diccionarios de Tomás López y de Madoz, así como en las obras de Miguel Vigil y Fernández de Miranda, resaltándose siempre su importante elevación y su ubicación entre dos grandes peñas. Fernández Casado lo da como romano, siguiendo a Miguel Vigil y a Somoza (...) El puente de Peñaflor aparece citado por primera vez en un documento del año 1144". Imagen del puente en torno a 1930.

Puente de Piantón, viario romano

"El puente (de Piantón) se sitúa en una comarca con amplios testimonios de época romana, entre los que destaca especialmente la estela funeraria de Nicer, principis albionum, hallada en las inmediaciones de lugares con topónimos tan significativos como A Pedreira y A Corredoira. Ya en época medieval, San Esteban de Piantón aparece citado en los siglos XI y XII como monasterio familiar en documentación de la época. En las respuestas generales del catastro de Ensenada, ya en el siglo XVIII, se habla de dos puentes de piedra y ocho de madera, así como cinco barcas en Piantón, Paramios y Abres, siendo los dos referidos puentes de piedra, el de Piantón y el de Santiago de Abres. El primero suele vincularse en su origen a la red viaria romana de la zona y, más en concreto, a la costera".

Puente Dobra, sin datación

"Como su nombre indica, el puente se sitúa sobre el río Dobra, aproximadamente en los límites de los concejos de Amieva y Cangas de Onís, y cerca de una bifurcación de caminos hacia el puerto de Beza. Era, según consta en el catastro de Ensenada, el único puente de piedra que existía en el concejo en el siglo XVIII: ‘Solo ay en este dicho conzejo un puente de piedra, sobre el río nombrado de Obra’. Fue reseñado asimismo como ‘puente de piedra’ en el ‘camino real a Cangas’, en los diccionarios de Tomás López y Martínez Marina, y figuró, ya a mediados del siglo XIX, en similares términos en el de Madoz. El inventario de patrimonio arquitectónico del Principado lo incluye como puente de datación indeterminada y es considerado como medieval por Fernández Ordóñez, Abad Balboa y Chías Navarro".

Puente de Arco, paso firme 

"Situado en la confluencia de la ruta que, desde los diferentes puertos del concejo de Aller comunicaba el valle del Nalón con la proveniente del puerto de Tarna, aún a finales del siglo XVII se le calificaba como único paso ‘firme y de piedra’ para enlazar los reinos de Castilla y los anteriormente aludidos ‘puertos secos’ con los puertos de mar de Gijón, Villaviciosa, Lastres, Colunga, Ribadesella y Llanes. La aseveración de un edil de finales del siglo XVIII de que el puente existía ‘en el medio de dicho conzejo de Laviana desde más de diez siglos a esta parte’ no debe, evidentemente, ser aceptada literalmente, pero sí es indicativa de la conciencia que ya se tenía de su antigüedad. Calificado habitualmente como romano, en la actualidad se plantea su origen medieval".

Villanueva de Santo Adriano

"Aunque la antigüedad del cruce del Trubia en Villanueva (Santo Adriano) ha sido sugerida en distintas ocasiones, solo poseemos del puente referencias documentales de Edad Moderna. En cualquier caso, según el Diccionario de Tomás López, en el siglo XVII era el paso más utilizado para cruzar el río en dirección a Tuñón, donde volvía a cruzarlo por otro ‘que, aunque de palo, es bastante seguro, largo y espacioso’, en tanto que el camino que se dirigía directamente a Llavares, descrito por Uría Ríu y quizás más antiguo, era señalado como ‘camino de a pie menos frecuentado’. El puente es simplemente reseñado como puente de piedra en los diccionarios de Tomás López y de Madoz". Imagen tomada de "Historia del puente en España", de Carlos Fernández Casado.

Entrambasaguas, lucha de reyes

"El puente de Ambasaguas o Entrambasaguas se sitúa en la confluencia de los ríos Narcea y Naviego, dentro del antiguo lugar de la villa de Cangas del Narcea que le da nombre, barrio de cuyo origen medieval, en palabras de Ramallo Asensio, apenas quedan algunos restos diluidos en las transformaciones urbanísticas de época moderna. No hay acuerdo sobre la datación del puente, aunque sí parece haberlo sobre la antigüedad de un paso en la zona; ya el cronista Luis Alfonso de Carvallo (1570-1635) -nacido en el mismo lugar de Entrambasaguas- planteó a principios del siglo XVII que el puente en el que se habían enfrentado Ramiro y Nepociano por el trono de Asturias ‘forçósamente avía de ser la de Cangas de Tineo o la de Cornellana, porque en todo este río no ay otra puente donde se pudiessen encontrar estos dos exércitos’". En la imagen, la procesión del Carmen de 1897, foto de Feliciano Pardo.

Puente de Colloto, límite de Oviedo

"En las inmediaciones de la carretera nacional 634 en dirección a Santander, junto al puente moderno, el viejo puente de Colloto (...) está cimentado sobre los únicos afloramientos calizos existentes en la zona, al estar estos corrientemente recubiertos por materiales del Paleógeno; en sus cercanías se situaba un pontón de piedra hoy desaparecido, y el entorno ha sido modificado por la desviación y encauzamiento del río. La primera aparición documental que conocemos del puente data de 1309, cuando Álvar González de Voves deja en su testamento a la Iglesia la ‘casa del puente de Colloto’. También es citado en relación con la supuesta donación de la ciudad de Oviedo a su Iglesia por la reina doña Urraca, en 1112, aunque no en el documento original, sino en el Libro de la regla colorada, copia ampliada del año 1383, donde se reseña como uno de los límites de la ciudad de Oviedo".

La puente de Cayés, "muy antigua"

"Las noticias sobre el puente aparecen ya en la Edad Media, cuando pudo haber sido erigido como consecuencia de la simbiosis establecida desde el siglo XI entre Oviedo y Avilés, que desarrollaron un importante tráfico de mercancías. Así, la puente de Cayés ya era calificada en como ‘grande e muy antigua e muy costosa y conplidera a todo el Principado’, consideración significativa tanto de su antigüedad como de su importancia. El puente fue descrito en los primeros años del siglo XIX en el Diccionario de Martínez Marina como ‘un puente de piedra que tiene en esta feligresía el rio Nora [...] de dos ojos, uno pequeño en tierra y otro grande sobre toda la madre del río’, junto a la capilla de Nuestra Señora del Puente. El puente aparece documentado ya en 1267 al mencionarse la existencia de ‘los molinos de la puente de Cayés’".

Corias, quizá de origen romano

"Situado sobre el Narcea, junto al monasterio de Corias (Courias), el puente aparece citado como ‘puente que no rinde nada’ en las respuestas del catastro de Ensenada y como ‘buen puente de piedra’ en los diccionarios de Martínez Marina y de Madoz. Fernández Casado, quien se refirió a él erróneamente como ‘puente de Cangas de Tineo, sobre el Narcea’, planteó su origen romano y achacó su carácter alomado -tradicionalmente vinculado con las construcciones medievales- a tratarse de un puente de un solo arco de luz importante. Para Fernández Ochoa, ‘quizá originariamente romano, presenta hoy trazas medievales prácticamente en todo su conjunto’. Conocemos su existencia ya en 1521 gracias a las noticias ofrecidas en el aforamiento de un suelo para edificar una casa". En la imagen, vista del puente de "Asturias" de Bellmunt y Canella.

Compartir el artículo

stats