Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El diseñador asturiano Arturo Obegero hace desfilar en París a su "Homme fatal"

La cita francesa con la moda masculina cuenta de nuevo con el creador tapiego, que se ha inspirado esta vez en las mujeres poderosas

Un modelo con dos creaciones de Obegero. Efe

Se ha hecho un hueco fijo en la Semana de la Moda de París. Sin complejos. Y en ese espacio, donde ya cuentan con sus creaciones y su visión, el domingo reveló su última colección "Homme fatal". Se trata del diseñador tapiego Arturo Obegero, quien a sus 29 años se muestra dispuesto a dar un nuevo paso en su marca con creaciones más comerciales pero que reflejen su particular concepto estético.

Lo que mostró fue una línea más amplia que las anteriores, desde que empezó a desfilar en París en 2020 con sus dramáticas propuestas de Costura para hombre. A esas les suma ahora una serie de piezas urbanas, más accesibles y fáciles de llevar.

Destacó en el desfile, por ejemplo, una cazadora tipo "bomber", reversible, negra por un lado y con rayas rojas y negras por el otro, pero también una colección de sudaderas con la ilustración manga que ha creado para él el diseñador mexicano Manuel Cetina (Stitch).

Explica Obegero que con "Homme fatal" ha querido "jugar con el arquetipo de la definición de mujer fatal, típico de las películas del cine negro de los años 40 y 50. Es una estética que me gusta mucho pero que se utiliza de forma peyorativa". Esos personajes malvados por ser mujeres "inteligentes, sexuales, poderosas e independientes" son para Obegero una fuente de inspiración, de estilo y actitud. "Para mí todos tendríamos que ser así. Queríamos darle la vuelta y utilizarlo en un contexto masculino, como mensaje de empoderamiento. Dar a los hombres esa energía fatal para poder hacer lo que logra la moda: darte un impulso para que te sientas bien", describe.

En su línea otoño-invierno 2023/2024, revelada en una presentación en el Palais de Tokyo y, en internet, a través de un vídeo de la marca, Obegero dio un paso hacia creaciones más urbanas, saliendo de su zona de confort, las prendas de noche y más arriesgadas por las que se le conoce.

El año pasado el nombre y la marca de Obegero tuvo un gran impulso después de que el cantante Harry Styles apareciera en varias ocasiones con sus estilismos. No ha sido la única celebridad que ha recurrido a sus creaciones, también mujeres como la actriz Philippine Leroy-Beaulieu o el actor estadounidense Rickey Thompson.

"Ha servido para que mucha gente me descubriera. Por un lado, es una pasada, pero da un poco de rabia que ahora solo se me asocie a Harry Styles. Denota la obsesión con la celebridad que hay en la moda", comenta Obegero.

Eso sí, aquello atrajo una publicidad que el joven diseñador no puede despreciar: "Tienes que aprender a manejarlo por que es una realidad. Pero bueno, toco madera y que me llame cuando quiera", bromea.

Arturo Obegero. José Manzaneque

Lo cierto es que el hecho de que las celebridades masculinas sean cada vez más arriesgadas en sus elecciones de estilismo (desde Brad Pitt con falda, Timothée Chalamet con escote en la espalda, Harry Styles en vestido...) está dando un impulso renovado a la industria de ropa hombre, empujando la aceptación de prendas diferentes.

El universo dramático de Obegero encuentra así cada vez más público, eminentemente hombres, pero también mujeres que le encargan incluso trajes de novia. "Se me puede dar bien", comenta el asturiano.

En esta colección, Obegero recuperó además los cortes más conocidos de su universo: chaquetas cortas, esta vez en tejidos con textura, pero también en vaquero o raya diplomática.

Destacó un impresionante vestido negro con los hombros descubierto y cola. "Muy de Morticia Adams, a ver si nos llama Tim Burton para hacerles la ropa", señala entre risas.

Los tops negros son revisitados en látex y con bordados, mientras que las camisas fluidas de seda evolucionan en una tejido de algodón, más estructurado y con las mangas más largas.

Una de sus creaciones, una chaqueta roja de pelo artificial –fabricada con un tejido que recuperó de las telas restantes que vende el grupo LVMH– llamó la atención de la ministra francesa de Cultura, Rima Abdul Malak. Malak tuvo un flechazo con la chaqueta mientras visitaba la sala de creadores emergentes donde Obegero ha mostrado sus creaciones a los compradores esta semana, e insistió en probársela y fotografiarse con ella. "Ahora tengo que hacérsela", apunta.

"Homme Fatal" revela también el punto vital en el que se encuentra Obegero.

"Me doy cuenta con esta colección de que estoy madurando como diseñador. Necesito momentos de fantasía pero también llevar esa estética tan mía a una propuesta más real", dice.

Ese hombre fatal, determinado y poderoso, es el mismo, dispuesto a conquistar nuevos clientes y cumplir sus sueños en 2023: "Vender más, montar mi estudio con más equipo, ganar algún premio y, algún día, ser director creativo de alguna gran marca. Poco a poco, creo que llegaré", dice.

Compartir el artículo

stats