Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Periodismo

Preestreno del documental 'Retorno a Raqqa': "La valentía es estar y volver"

Más de 400 personas asisten en Barcelona al preestreno del documental que plasma el infierno sufrido por Marc Marginedas durante 178 días

El preestreno de 'Retorno a Raqqa' ha tenido lugar en el Phenomena de Barcelona. JOAN CORTADELLAS

Pasar por delante del Phenomena, en Barcelona, y encontrarse una larga cola es algo ya habitual, pero la de esta noche es diferente. Pasan por primera vez 'Retorno a Raqqa', una historia terriblemente real, la de un cautiverio, pero también una documental que trasciende las fronteras de Siria y nos habla del oficio de periodista, de las guerras y de la libertad.

Más de 400 personas se citaban en el cine, ni una butaca libre. “Espero entender cómo una persona puede soportar un secuestro de estas características y, sobre todo, como después es capaz de superarlo e incluso volver. Esa es la auténtica valentía, el estar y el volver”, subrayaba Alfredo Calatrava, de 56 años, uno de los lectores invitados al preestreno del documental dirigido por Albert Solé y Raúl Cuevas.

El experimentado corresponsal y reportero de guerra Marc Marginedas, capturado el 4 de septiembre de 2013 por Estado Islámico y liberado 178 largos días después, personifica lo mejor de una profesión. “El trabajo de los periodistas es indispensable y últimamente no se le da la importancia que tiene, cuando en realidad son la única manera que tenemos de enterarnos de lo que pasa”, destacaba otra lectora, Lidia Segura, que tiene un hijo de 20 años estudiando el grado de Periodismo. “Uy, da miedo pensar que un día pueda decidir cubrir un conflicto bélico… Afortunadamente, le interesa más la política europea”, añadía aliviada.

"Sabía que le diríamos que no volviera"

La familia de Marginedas acudió al pase con una mezcla de nervios y orgullo. “No creo que me remueva especialmente (el visionado del documental), porque siempre tuve la esperanza de que todo acabaría bien. Sabía que mi hermano era muy fuerte, que aguantaría”, aseguraba antes del visionado su hermano Jorge, quien se enteró del proyecto del documental cuando ya todo estaba grabado. “Solo se lo dijo a mi hermana, sabía que le diríamos que no volviera, que era muy peligroso”, confesó con una mueca de resignación.

La vocación de Marc es irrefrenable y su familia no podía hacer otra cosa que apoyarle. “Elevo mi corazón al cielo y doy las gracias porque Marcos -en casa le llamamos así- está con nosotros; y también doy las gracias porque la experiencia ha sido durísima pero nos ha permitido conocer a gente con una gran fortaleza y generosidad, como la madre de (James) Foley”, explicaba la hermana del corresponsal de guerra, Cristina Marginedas, junto 'photocall’, mientras la gente iba entrando y ocupando todas las butacas.

Entre los asistentes esperando para fotografiarse con el reportero había uno, acaso el único, que conoce a la perfección Raqqa. Se llama Hossam Alahamd y es un refugiado sirio. “Trabajo delante del cine y cuando vi el cartel aluciné, porque es mi ciudad. Recuerdo perfectamente el secuestro de los periodistas y cooperantes”, aseguraba el joven, que llegó a Barcelona en 2016 después de seis meses en un campo de refugiados en Atenas.

Hossam habló unos minutos con Marginedas sobre Raqqa, donde viven sus padres y sus cinco hermanos. Algo le empujaba a saludar al periodista, quizá para sentirse más cerca de su gente. Remataron su breve conversación con un selfi. “¡Habla muy bien el árabe, tío!”, añadió con una amplia sonrisa, visiblemente emocionado por lo que estaba a punto de ver en la gran pantalla: un conflicto que ha hecho mucho daño, un drama sin solución en el horizonte.

Compartir el artículo

stats