Manuel Palomino Arjona (Mieres, 1966) tiene una colección de 104.000 objetos en torno al arte dramático, una documentación sobre el teatro asturiano desde 1890 a nuestros días que habla de más de mil personas, seis mil obras y mil libros, miles de fotografías, carteles, revistas, programas de mano, postales de coliseos, entradas de funciones y discos de monologuistas. En Re#procesando expone una selección a partir del viernes 17 en la sala gijonesa LAi (Laboratorio de Arte intimo) porque marzo es el mes del teatro y el 27 su día mundial.

–Es el fruto de una pasión iniciada en la infancia. En el parque Jovellanos de Mieres veía los títeres de Chacolí del "mago Arós", Manuel Ardura Nachón, que se había enamorado del género en Madrid, viendo ejercerlo al padre de José Luis Moreno. Con una patata y un palillo yo hacía mis títeres en casa.

Enganchó con la práctica del teatro cuando estudiaba el bachiller en el Instituto de Roces gracias al dinamismo de dos profesoras Carmen Suárez (reciente consejera de Educación) y Natalia dentro del Grupo Talía y lo retomó después en la facultad, de la que salió licenciado en Literatura con el trabajo de investigación "Para una historia del teatro independiente en Asturias" (1991). La formación en el Centro de Tratamiento Digital de Imágenes le facilitó distintos trabajos, entre ellos el actual de infográfico en el área audiovisual de la Universidad de Oviedo.

Su afición al teatro le llevó a emprender esta colección a partir de 2002, atento las 24 horas del día a ventas y subastas por internet cuando pocos sabían qué era Paypal para hacerse con esos materiales que documenta y atesora y de los que ha hecho una selección de 140 piezas que expondrá a partir del viernes y a lo largo del mes en la sala gijonesa LAi (Laboratorio de Arte intimo), que sostiene desde hace 20 años la diseñadora Begoña Muñoz.

"Re#procesando" es la tercera que hace en la sala, después de la dedicada a Bertolt Brecht y la de Etelvino Vázquez. Ésta es la más comprometida. La teledirige Begoña Muñoz, que se recupera de un grave atropello de tráfico en Oviedo el pasado noviembre. Comisaría la colección MPA el hombre de teatro Fran Díaz-Faes y la ilumina el arquitecto Javier Felgueroso. A lo largo del mes se irá difundiendo en el Online museum de Facebook.

Los materiales que componen su exposición están divididos en 15 secciones. Destaca como intérpretes a Margarita Robles, sobremanera, a los hermanos Prendes, Valeriano León y Arturo Fernández y como obra un best-seller de la representación "Balada para los tres inocentes", de Pedro Mario Herrero, un libreto que sigue vivo en el mundo.

Hay secciones para la relación "teatro y mujer" y música asturiana y obras que incluye dos partituras. Diferencia el teatro de costumbre, que se edita, y el teatro popular, que se representa y recuerda el teatro social practicado por anarquistas y socialistas durante el primer tercio del siglo XIX del que quedan pocos restos. Tiene un hueco para les caxigalines, ese teatro menor de diálogos, monólogos, charlas y cosadielles que encontraba su hueco en las verbenas.

La obra de LAi, el espacio de la calle del Rosario 21, en el barrio gijonés de Cimadevilla, fundado hace 20 años por Begoña Muñoz, es una composición realizada con esos materiales que viene del largo conocimiento de Manuel Palomino autor de "Dramaturgia Asturiana contemporánea", índice bibliográfico de unas 6.000 obras, es autor de "Teatro Universitario de Asturias" y editor de más de 60 títulos que rescatan del olvido las obras de teatro asturiano.

Palomino Arjona obtuvo el premio Padre Patac con un trabajo sobre "Bibliografía universitaria asturiana" en 1994. Su colección se puede ver buscando "Manuel Palomino Arjona" en Flickr.