Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teresa Mallada

Teresa Mallada

Portavoz del PP en la Junta General del Principado

Ni un paso atrás

Hoy 25 de noviembre, fecha en la que conmemoramos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, quiero comenzar estas líneas mostrando mi repulsa por los asesinatos de 38 mujeres en España en lo que va de año y lamentando que, pese a los esfuerzos de toda la sociedad, en 2022 hay 26 menores huérfanos más por esta sinrazón. Como sociedad, no debemos asumirlo como algo inevitable, no podemos normalizar ni una sola víctima por violencia de género. Cada asesinato, cada agresión, hay que entenderla como un fracaso de todos.

Un año más, y tal como el Partido Popular ha hecho siempre, quiero manifestar nuestro firme compromiso, como organización política, a seguir trabajando sin descanso hasta erradicar esta lacra. El PP siempre ha estado apoyando o liderando los avances en la lucha contra la violencia de género y ha tomado medidas siempre que ha gobernado, como la puesta en marcha de las órdenes de protección o el consenso logrado entorno al Pacto de Estado contra la violencia de género.

En las últimas décadas, España se ha situado a la vanguardia de la lucha contra esta violencia, pero por desgracia, tras años de consensos y avances, hoy llegamos al 25N con un claro retroceso: la rebaja de penas e incluso excarcelaciones de delincuentes sexuales a consecuencia de la entrada en vigor de una ley, aprobada sin consenso, de forma soberbia y desoyendo todas las advertencias sobre sus consecuencias.

Pedimos al Gobierno de Pedro Sánchez humildad para reconocer su error, asumir responsabilidades y rectificar la denominada ley del "solo sí es sí" que ha generado una enorme desprotección a las mujeres y niñas y que supone un paso atrás en la lucha contra la violencia de género.

Exigimos responsabilidad y altura de miras para impedir que la soberbia les mantenga en el error a costa del dolor de las víctimas y la impotencia de la mayoría de los españoles.

Compartir el artículo

stats