Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Festival de Gijón sigue siendo referente del cine de autor más especial, celebra la crítica

La prensa cinematográfica destaca el alto nivel de la programación, la cercanía con los autores, el apoyo del público y las actividades extra

Público asistente, ayer, a la proyección de «Metronom» en el Jovellanos. | Ángel González

Gijón sigue siendo el radar para aquellas películas que se quedan fuera del radar. Parece un trabalenguas pero es el resumen más aproximado del balance que hace la crítica especializada a su regreso de la 60 edición del Festival Internacional de Cine de Gijón (FICX). En una consulta realizada por LA NUEVA ESPAÑA, los profesionales del sector destacan el alto nivel de la programación  ("es difícil ver una película floja"), la cercanía con los autores ("puedes estar con ellos en una cafetería, en la calle, en una fiesta"), el apoyo del público ("había colas todas las noches en el Jovellanos") y la programación extra ("muy buenas actividades culturales que no eran proyecciones").

Rufino Sánchez ("Días de cine", RTVE) suscribe ese resumen: "Sin ser un festival grande, llama la atención la calidad de la programación, la entrega de la gente de Gijón y la cantidad de actividades. Me gusta que se pueden ver películas que en un porcentaje muy elevado no llegarán a los cines, películas que o las ves en Gijón o no las ves. Quien busca el cine de autor más especial, lo encuentra aquí". Añade, además, una organización "acogedora", que permite una convivencia con los cineastas que en otros festivales "es imposible". Del FICX, este año, se trae, en su selección personal, el doblete de Ulrich Seidl con "Sparta" y "Rimini", "Anhell69" de Theo Montoya y "To Leslie" de Michael Morris

El crítico y escritor de cine Carlos Losilla, que acudió al FICX como programador del Festival Internacional de Cinema d’Autor de Barcelona (D’A), aclara que este año estuvo pocos días y los dedicó a ver películas españolas, sesiones, explica, que le resultaron "muy útiles para pulsar lo que significa determinado cine español de autor independiente, que Gijón siempre retrata de alguna manera en cada edición". Han sido títulos como "Misión a Marte", de Amat Vallamajor, "La quietud en la tormenta", de Alberto Gastessi, o "Al otro lado del mar", de Eloy Domínguez y Samuel Moreno. Losilla, que regresaba a Gijón después de muchos años sin venir al festival, encontró parecido espíritu al de aquellos años: "Creo que sigue defendiendo el mismo cine y que eso es lo importante".

Para Yago Paris ("El antepenúltimo mohicano") fue su primera experiencia en el FICX y se volvió con sensaciones divergentes: "Me parece que recogen buen cine, me ha costado ver películas realmente flojas, pero al mismo tiempo creo que es un poco caótico y me pierdo un poco con la programación y ese división en tres de la sección oficial, que diluye mucho su fuerza". Sus títulos más queridos de vuelta del festival incluyen "Mónica", de Andrea Pallaoro; "The Fire Within: A Requiem for Katia and Maurice Krafft", de Werner Herzog, y la película de animación del brasileño Alê Abreu, "Perlimps".

Por último, Daniel de Partearroyo ("Cinemanía") juzga "estupenda" la edición de este año, en la línea de los últimos, "con su combinación de hits ineludibles de la temporada y, lo que más valioso me parece, títulos fuera del radar de otros festivales". Destaca las retrospectivas no pegadas a la actualidad, la incorporación de las nuevas salas de cine en el centro y el estreno mundial de la nueva de Mariano Llinás. Sus favoritas: "Estertor" (Basovih Marinaro), "Funny Pages" (Owen Kline) y "La novelista y su película" (Hong Sangsoo).

Compartir el artículo

stats