DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Rico

En canal

Antonio Rico

El único enigma es el propio Iker

El único misterio que verdaderamente encierra "Cuarto milenio" es Iker. ¿Él se lo cree o no se lo cree? ¿Es un necio o un timador? Esa cuestión es mil veces más interesante que cualquier psicofonía. El pasado domingo el programa más facha de la televisión nacional celebró sus quinientas emisiones con un especial -no lo llamo "reportaje de investigación" para no ofender al reportaje de investigación que simultáneamente emitía laSexta sobre el accidente del metro de Valencia- dedicado a las ruinas del Palacio de Sisla. En un momento determinado, una supuesta sensitiva (¿?) empezó a informar de la gran energía que estaba sintiendo, y las cámaras enfocaron el movimiento rápido y abierto de un péndulo que sostenía entre sus dedos. Era tan absolutamente descarado que el giro del péndulo se lo estaba imprimiendo el movimiento de la mano que creer que el péndulo se movía solo sería como ver a Mari Carmen mover los labios y creer que la que habla es Doña Rogelia. Segundos después Iker volvió a la pantalla; en efecto, se estaba planteando un gran enigma: él mismo. Necedad o timo, mentira no dolosa o mentira dolosa, mal ignorante de sí mismo o mal autoconsciente.

Cabe una tercera posibilidad. La más malvada de todas. Le da igual. Él es un profesional triunfador en el mundo del espectáculo. ¿Se cree Raphael la letra de sus canciones? ¿Se cree Chiquito -feliz ochenta y cinco cumpleaños, maestro; no sabe cuánto se le quiere- sus chistes? ¿Se cree Iker que el péndulo gira por la energía de los ectoplasmas? La respuesta no es sí o no, simplemente no tiene sentido. Quizá la verdad le importó a Iker hace treinta años, cuando aún no todo dependía de las audiencias, ¿quién lo recuerda? Haber llegado a quinientos programas es la principal prueba de su éxito, y su éxito es la principal prueba de que su obra ya no se juzga por categorías caducas como verdad o mentira. La nave del misterio no necesita viajar a ninguna parte porque el principal de ellos lo tiene dentro, pero no creo que el misterio de Iker se resuelva en ninguna emisión de "Cuarto milenio". No es un enigma paranormal.

www.antoniorico.es

Compartir el artículo

stats