Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Rico

En canal

Antonio Rico

"First dates vip"

Todo reality de éxito que se precie tiene dos versiones: la normal y la VIP. "Gran Hermano" y "Gran Hermano VIP". "Masterchef" y "Masterchef Celebrity". Incluso "Tu cara me suena" podría considerarse la versión VIP de "Lluvia de estrellas", siendo Manel Fuentes la versión very important de Bertín Osborne. ¿Todos? ¡No! Un pequeño reality de éxito resiste todos los días a la hora de la cena en Cuatro sin asomo de que vaya a desdoblarse en su versión con famosillos. Sí, me refiero a "First dates". Sí, Carlos Sobera, te estoy hablando a ti. Sí, Mediaset, ha llegado el momento de lanzar "First dates VIP". Lo peta.

Celebrities de tres al cuarto que en este momento estén singles y dispuestas a darle una oportunidad al amor. El mismo nivel de afectación cerebral que vemos a diario con los descos random, pero esta vez con gente cuya cara la hemos visto antes en algún sitio. ¿Por qué no emparejar para una cena romántica a Kiko Matamoros (61, romántico y quiromántico) con Tamara Falcó (36, espiritual y virtual)? ¿Quién nos dice que no salta la chispa de la unión eterna entre dos corazones sensibles como los de Víctor Sandoval (51, amante de las picaduras) y Jorge Javier Vázquez (48, con un pedo como Alfredo)? ¿De verdad quieren arrebatarle el minuto de oro diario a "El Hormiguero"? Pues háganme caso: pongan a Makoke (48, libre y azucarada) a cenar con Carlos Lozano (55, libre y salado) y luego llévenlos a la sala en donde tienen que decir si estarían interesados en una segunda cita y darse un piquito. Chabeli, Ángel Garó, Terelu Campos, Julián Contreras, el mundo está lleno de celebrities desemparejadas? tienen para dos o tres temporadas de "First dates VIP".

Porque el amor no puede estar vetado a los famosos. Porque el corazón no distingue entre celebrities y descos. Y, sobre todo, porque los espectadores, hartos de la basura normal con la que Cuatro rellena sus noches, exigimos una basura VIP con la que quedarnos dormidos.

www.antoniorico.es

Compartir el artículo

stats