Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Rico

En canal

Antonio Rico

El fin de la Historia

Habrán visto el anuncio por la televisión. No ha sido fácil. Han hecho falta milenios de civilización, el esfuerzo colectivo de toda la humanidad, pero por fin tenemos un espray que podemos aplicar dentro del inodoro antes de sentarnos en él, consiguiendo que el mal olor se quede dentro del agua y no se note en el cuarto de baño. No se llega a una cumbre histórica como ésta así, a la ligera. Alejandro Magno tuvo que derrotar a los persas. Tomás de Aquino tuvo que saber conjugar el hilemorfismo aristotélico con la escolástica católica. Kepler avanzó un paso más hacia el VIPoo formulando sus leyes del movimiento de los planetas. Para que podamos salir del cuarto de baño con la seguridad de que el que venga detrás no olerá nada, el imperio español tuvo que nacer, llegar a su apogeo y derrumbarse. Eli Whitney tuvo que inventar la desmotadora de algodón. Tuvo que caer el zar Nicolás II, Roosevelt formular el New Deal, Alan Turing descifrar Enigma.

Y lo mismo ocurre con el propio anuncio del VIPoo. No se crean que una cumbre definitiva del arte audiovisual como ésta aparece de la nada. Para que podamos ver a la modelo rubia con un vestido rosa diciendo "incluso las estrellas podemos tener un apretón" ha hecho falta el soneto 116 de Shakespeare, los prerrafaelitas, Monet tuvo que estremecerse en diferentes momentos del día ante la catedral de Rouen. Sólo tras los avances del dadaísmo se entiende esa imagen de unas rosquillas marrones cayendo dentro de la taza, capaces de hacer que no podamos volver a comer donetes nunca más en la vida. Será el minúsculo precio que pagaremos gustosos por la cumbre de la civilización -aunque quizá todavía la humanidad pueda dar un último paso; al fin y al cabo, el VIPoo sólo se presenta con cuatro variedades de aromas: Lemon Idol, Lavender Superstar, Fruity Pin-Up y Fresh Model; quizá todavía falte un VIPoo aroma Quinoa Dream y otro Blueberry & Espelta Mix para llegar al definitivo Fin de la Historia.

www.antoniorico.es

Compartir el artículo

stats