DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica

Franco Torre

Pequeña salvaje

Maltratada, abandonada e incomprendida, la joven Benni, nueve años y tres cuartos, vaga de hogar de acogida en hogar de acogida, sin encontrar un lugar en el mundo y arrasándolo todo a su paso. Es una "Systemsprenger", una "rompesistemas", capaz de desquiciar al cuidador más templados con su repentinos e incontrolables ataques de ira.

El retrato de esa joven iracunda, interpretada con intuición y carisma por la jovencísima Helena Zengel, sirve a Nora Fingscheidt para componer una película pequeña y salvaje como su protagonista, angustiosa por momentos e interesante de principio a fin, que pone en primer plano el drama de los menores abandonados en centros de acogida.

Tomando riesgos medidos en lo formal, y pese a un desarrollo narrativo algo irregular, la película de Fingscheidt retrata sin embargo con nitidez la impotencia de los cuidadores ante el desafío que les plantea Benni, una niña inteligente y que ansía recibir cariño, pero que está atrapada en sus traumas, tanto viejos como recientes.

La añoranza de su madre, que la defrauda una y otra vez hasta el abandono definitivo, y su desamparo en medio de un sistema que no sabe que hacer con ella, que solo contempla el ingreso en un psiquiátrico o una suerte de "exilio" a Kenia para ingresar en un programa para menores conflictivos, llevan a la pequeña a un callejón sin salida, a un punto de no retorno en el que solo tendrá el apoyo de dos funcionarios, una asistente social y el escolta que la lleva al colegio. Este último dirá una de las frases claves de la película, al relatar a la asistente su preocupación ante la implicación emocional que tiene con la menor: "Fantaseo con salvarla". Durante buena parte de la película, también el espectador fantasea con un final feliz para Benni, la niña con el cuerpo plagado de cardenales y ojos suplicantes. Al final, en todo caso, lo que deja la película es una actuación mayúscula de su jovencísima protagonista, que brilla al mostrar tanto la ira de Benni como su fragilidad, su ansia de amor y su desesperación.

Compartir el artículo

stats