Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Premio de las Artes 2022 junto a la cantaora Carmen Linares María Pagés Bailaora y coreógrafa

"España no ha sido capaz de cuidar, darle valor y poner medios a su propio arte: el flamenco"

"Carmen Linares y yo nos uniremos con un espectáculo creado para los Premios que estamos preparando con mucho mimo para que salga bonito y sea memorable"

María Pagés. | Efe

Son las diez de la mañana y María Pagés (Sevilla, 1963) saca unos minutos para atender a LA NUEVA ESPAÑA antes de "volver a los ensayos". La bailaora y coreógrafa, premio "Princesa de Asturias" de las Artes de este año, junto a la cantaora Carmen Linares, está en un momento de efervescencia total.

A la gira de su nuevo espectáculo, "De Sheherazade", se suma la preparación de una exhibición creada en exclusiva para los Premios, en la que participará también Linares y que se estrenará durante la Semana cultural de finales de este mes. Aunque ella no pueda entrar en detalles -los ha dado hoy mismo la Fundación Princesa de Asturias-, Pagés promete en esta entrevista que la unión de las dos galardonadas sobre los escenarios será algo "bonito" y "memorable".

Pagés es una de las máximas exponentes de la danza española. Comenzó en el ballet clásico y exportó ese conocimiento al flamenco, un arte, según describe, "amplio, libre, inclusivo y capaz de conectar con el espectador y emocionar". A lo largo de su trayectoria, la sevillana ha actuado en los espacios escénicos y festivales más importantes del mundo, colaborando con titanes como Mijaíl Barýshnikov, Carlos Saura y Tamara Rojo.

En 2019 dio un nuevo giro a su carrera fundando, junto a su marido, el escritor, poeta y dramaturgo Larbi El-Harti, el Centro Coreográfico María Pagés, en Fuenlabrada (Madrid). Además del "Princesa de Asturias", que recogerá el próximo día 28 en el teatro Campoamor, María Pagés recibió en 2002 el Premio Nacional de Danza y en 2014 la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes.

–¿Qué siente cuándo baila flamenco?

–Bailar es una dedicación muy amplia. No es solo lo que siento en ese momento. Estar en un escenario es mucho más que bailar; es el resultado de un trabajo, de una preparación, de un conjunto de acciones...

–Se lo preguntaré de otra forma: ¿Qué aporta el flamenco a su día a día?

–Me siento privilegiada de formar parte de este arte. Porque el flamenco es amplio, libre, inclusivo, hospitalario; es nuestra identidad, nuestra cultura, nuestra historia...

–¿Cuándo supo que se quería dedicar a ello?

–La verdad es que siempre me he dedicado a ello. No sé en qué momento exacto o por qué razón concreta. La danza está conmigo desde que tengo uso de razón. Quizá haya influido haber nacido en Sevilla y tener una familia que entendió que debía apoyar el flamenco y hacer todo lo posible para que yo tuviese la mejor formación.

–¿Su mejor actuación?

–Hubo muchas especiales. Aquí quiero reivindicar la labor de equipo. Una actuación no la hago yo sola ni mucho menos. Una actuación es... Madre mía... Un engranaje de muchas personas dedicadas a trabajar juntas. En este proyecto creativo empezamos Larbi El-Harti y yo, y a él se han ido sumando personas, colaboradores, artistas, técnicos... Es decir, somos un tren y Larbi y yo solo la locomotora; todos van empujando y aportando. Es muy importante que se sepa esto y se entienda lo que es llegar a una actuación. Porque no se puede reducir todo a la acción interpretativa. Por tanto, una actuación es redonda cuando todos los que intervienen coincidimos, nos alineamos como los planetas y estamos en esa misma órbita. A partir de ahora, cuando alguien diga: "Uf, qué barbaridad lo que hemos visto sobre el escenario", que se fije en todo lo que hay alrededor.

–¿Por qué habría que ir a un espectáculo suyo?

–Voy a hablar como espectadora. Yo soy una aficionada a la danza. ¿Por qué voy a verla? Porque me emociona, porque me hace entender las capacidades del ser humano de emocionar, de ver esa mecha que te impulsa... Ya solo por eso merece la pena ir. En cuando a nuestros espectáculos, lo que encontrará el público es un trabajo serio, honesto y que tiene la capacidad de conectar con el espectador y emocionar. Emocionar desde lo que somos.

–¿Los años pesan para bailar (tiene 59 años)?

–Pesan para vivir y la educación que recibimos no nos hace estar preparados para cumplir años. Solo estamos focalizados en el éxito y los jóvenes son los que realmente tienen valor en la sociedad. No estamos preparados para aceptar los años, para acompañar las diferentes etapas de la vida. La de la vejez siempre es sombría. ¿Y por qué es sombría cuando la experiencia es un gran valor? El problema es que la experiencia está hoy en día desvalorizada. Por contra, ha habido otros momentos en nuestra historia en que los mayores eran nuestro gran valor. Eso es una pena, un retraso de nuestra civilización. Cuando cumplimos años, nos topamos con un muro absurdo y solo existe un muro, que es el final.

–Tiene nuevo espectáculo: "De Sheherazade".

–De Sheherazade era un personaje literario oriental, es el protagonista de "Las Mil y una noches", una mujer universal que podría representar a todas las mujeres y que fue una heroína, porque salvó a la humanidad. Salvó de la matanza a las mujeres y, por tanto, del final del género femenino simbólicamente hablando. Cuando Larbi me propuso Sheherazade como personaje, me pareció muy interesante. Y no solo por todo lo anterior, sino también porque su historia sirve para poner en valor la palabra. Esta mujer no usó armas para combatir la violencia de un sultán que asesinaba mujeres, solo utilizó la palabra para convencer, para resolver un conflicto y para enseñar a ese despiadado a amar. Y todo eso lo hizo a través de la palabra. Esto nos hace qué pensar ahora, cuando estamos en un momento en el que las palabras son vacías, que no nos ayudan a entendernos, que las guerras siguen... En nuestro espectáculo, además, Sheherazade hace de hilo conductor para reunir a otras mujeres personajes de la literatura.

–¿Veremos todo eso en Asturias?

–Sí, se verá en el Campoamor. Hemos hecho varias obras allí y es una de nuestras casas del mundo, porque los teatros para nosotros son eso.

–¿Cuándo llegará a la región?

–El día 18 creo que vamos. Así que serán muchos días en Asturias (al menos once hasta la ceremonia de entrega de premios).

–¿Tiene la agenda muy apretada para la Semana de los Premios?

–Muy mucho. Pero estoy encantada, ¿eh? Más allá de la satisfacción personal, este premio servirá para poner en valor a la danza y al flamenco y darle visibilidad.

–¿Bailará con motivo de los Premios?

–Sí, Carmen y yo nos uniremos en los escenarios con un espectáculo que estamos preparando con mucho mimo para que salga una cosa bonita y memorable. Será muy especial y uno de los momentos más importantes de la Semana de los Premios. Es una creación nueva, hecha con motivo de los galardones, y en la que también está implicado en la dirección escénica Larbi El -Harti. Estamos ensayando y ya hemos estado en un teatro de Fuenlabrada montando las luces. Porque el espectáculo será todo eso: puesta en escena, iluminación, movimiento escénico... Hemos elegido los temas con los que Carmen Linares se siente más a gusto. Compartir escenario con ella es un placer, un privilegio. Y hasta ahí puedo contar.

–¿Habían actuado antes juntas, Carmen y usted?

–Sí, hace años, porque Carmen y yo nos conocemos de hace tiempo. Pero así, con un espectáculo propio para las dos, es la primera vez. Será una primicia.

–Carmen Linares es para usted...

–Una amiga y más allá. Es una grande del cante. Es un referente. Estoy inmensamente feliz de compartir este galardón con ella.

–¿Cree que se valora más el flamenco fuera que dentro de casa?

–En España tenemos una asignatura pendiente con el flamenco. Nuestro país tiene que reconocer, apoyar, poner medios a este arte. La danza ocupa un lugar importante dentro del panorama internacional. Hay creadores que están poniendo mucho en valor lo que representan como españoles a través de la danza. Tenemos grandes talentos. Sin embargo, no hay un proyecto cultural en donde la danza tenga apoyo. La danza no tiene ni tan siquiera un lugar donde representarse, no hay un teatro para ella, no hay un centro de la danza... Se habla, se dice... Pero no hay nada cuando todo eso en la música o en el teatro ya existe. Igual pasa con el flamenco. Si un país no es capaz de cuidar, de darle el valor, de ponerle medios a su propio arte... Porque sin duda el flamenco nace, se crea y se desarrolla en España. Es un arte propio que no existe en otro lugar. Respondiendo a la pregunta, no es que se valore más fuera que dentro, es que no se valora. Por eso, este premio es ejemplar. Y el mensaje es: cuidemos lo que tenemos en casa, no esperemos a que vengan los demás a decirnos: "Vaya tela lo que tenéis". Como pasa...

–En los años que lleva de trayectoria profesional, ¿en qué ha evolucionado el flamenco?

–Ha evolucionado enormemente, no ha parado de desarrollarse desde sus orígenes ancestrales. ¿Por qué? Porque el flamenco es un arte vivo. Basta con ver los grandes talentos que tenemos a nuestro alrededor, y que no paran de crear y de hacer evolucionar el flamenco. Es muy interesante todo lo que está pasando en estos momentos.

–¿Rosalía baila flamenco?

–Lo que hace Rosalía es una propuesta artística en donde hay muchísimos componentes. Y más allá de eso, lo que hace es el resultado de una persona que tiene talento, que es inteligente y que entiende bien dónde tiene que poner sus esfuerzos musicales. Y entre otras cosas, sí, recurre al flamenco.

–Los Reyes y sus hijas fueron a verla bailar en Madrid a principios de verano y una vez conocido que era Premio "Princesa de Asturias" de las Artes 2022. ¿Cómo fue su encuentro con ellos?

–Fue un gesto interesante y ejemplar. Es algo que siempre esperamos: que vengan quienes representan a la sociedad a vernos porque es una manera de apoyarnos. Al margen de que tienen que repetir (se ríe), fue interesante su presencia. El hecho de asistir al espectáculo ya fue un buen gesto, pero más aún cómo lo hicieron: como espectadores y estaban emocionados. Fueron unos buenos espectadores por lo que luego tuvimos ocasión de hablar con ellos.

Compartir el artículo

stats