25 de septiembre de 2015
25.09.2015
 

Juvenil con nervios de acero

"A cada minuto en el campo me siento más cómodo", asegura Meré tras su estreno en Primera División con tan sólo 18 años

25.09.2015 | 02:32
Meré, durante el entrenamiento de ayer en Mareo.

"Sientes un poco de nervios cuando estás en el túnel, a punto de saltar al campo. Cuando rueda el balón, te olvidas". El pasado mes de abril, Jorge Meré valoraba así su debut en Segunda División, durante la visita del Sporting a La Romareda. No había cumplido la mayoría de edad y despachó el encuentro como si se tratara de todo un veterano. Su permanente progresión le ha enseñado a valorar con sorprendente normalidad una escalada que, con apenas cinco meses de diferencia, le ha llevado a estrenarse en la máxima categoría del fútbol español. Los nervios de acero del juvenil rojiblanco volvieron a jugar a su favor en Vallecas. "A cada minuto en el campo me sentí más cómodo", asegura.

"No esperaba tener la oportunidad de jugar tan pronto", reconoce Meré. El ovetense ejerció este verano como la solución de urgencia para la mermada zaga rojiblanca. Abelardo se quedó sin el central solicitado para reforzar una parcela todavía más coja en efectivos tras la retirada de Iván Hernández. El Pitu recurrió al juvenil rojiblanco para cerrar la plantilla. Meré, cuyo destino era el de contar con continuidad en el filial y subir, puntualmente, al primer equipo, tan sólo ha tenido que esperar a la quinta jornada para vivir la Primera División desde dentro. Y para seguir, porque la posible sanción de Bernardo le puede mantener en el once.

"Pensé que podría jugar a raíz de que los centrales acumularan tarjetas. Se dio la oportunidad ante el Rayo y lo disfruté como cualquier chaval, al máximo", explica Meré, con oficio también para sortear preguntas como las dedicadas a la polémica actuación de Vicandi Garrido. "Hemos hablado del tema en el vestuario, pero tampoco hay que darle más vueltas. Son decisiones del árbitro y no podemos entrar en ellas", destaca.

Meré sí se muestra sorprendido por la actitud del colegiado vasco, quien lejos de mostrar cercanía, optó por dirigirse a los futbolistas en un tono desafiante, según apuntan algunos jugadores. "Con otros árbitros se puede hablar, dialogar tranquilamente. No te contestan de malas maneras. Actuó un poco como si estuviera por encima de los demás. Eso no viene bien a nadie", señala en referencia a Vicandi. Opta por centrarse en el Betis, del que destaca su potencial en ataque. El joven defensa del Sporting busca parar ahora a Rubén Castro, Molina, Joaquín y compañía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook