Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Voy a Covadonga cuando necesito un poco de paz"

- En el Málaga actuó junto a Charles como segunda punta en muchas ocasiones.

-Sí, nos intercambiábamos la posición como primer y segunda punta. Nos entendíamos muy bien.

- ¿Echa de menos jugar así en el Sporting?

-Aquí siempre he sido primer delantero y estoy a gusto con eso.

- ¿Se ve haciendo pareja en ataque con Traoré?

-Ese tema, el de poner dos, tres o cinco delanteros, es más para ustedes. Lo que yo quiero es jugar. Me da igual el sistema.

- La permanencia también permitirá que usted siga en Gijón. Su cesión incluye una opción de compra obligatoria en ese caso.

-No pienso en eso. Ahora, pienso en salvarnos.

- ¿Le gustaría continuar en Sporting más allá de lo que pase o dicte su contrato?

-Me gusta jugar para el Sporting, el estadio, la afición, la ciudad... Todo. En cualquier caso, mi continuidad no es un tema a tratar ni importante ahora.

- ¿Cuál cree que son las causas de que el equipo haya alcanzado el final de Liga en una situación tan delicada?

-Es una situación muy difícil para todos. Nosotros tenemos que asumir la presión de que ahora, en cada partido, hay que ganar, ganar y ganar. Venimos de jornadas, especialmente las cinco últimas, en las que hemos estado muy cerca de conseguirlo, y no ha podido ser posible. Sólo sé que lo que importa ahora es que tenemos que luchar hasta el final.

- ¿Por qué el equipo no funcionó con Abelardo?

-¿Por qué el Leicester no para de ganar con Shakespeare y no lo hacía con Ranieri, con el que habían conseguido el título de Liga seis meses antes? Es lo mismo. Abelardo hizo un gran trabajo durante dos años, pero la vida del entrenador es así. No puedes cambiar treinta jugadores, es más fácil cambiar al entrenador.

- ¿Qué diferencia al Sporting de Abelardo y al de Rubi?

-Todos tienen sus cosas buenas. Me gusta el trabajo de Rubi porque creo que el equipo cada vez está mejor.

- Osasuna ha enviado solamente 500 entradas para la afición del Sporting. ¿Qué le diría a la gente que tiene previsto desplazarse a Pamplona y puede quedarse sin entrar al campo?

-Nosotros vamos a intentar conseguir el triunfo para dedicárselo a los que entren al estadio, y para los que se queden fuera. Es fácil ser aficionado de un equipo que gana el 90% de sus partidos, lo difícil es apoyar cuando sucede lo contrario. Ése es el aficionado que necesita un club, y nosotros lo tenemos.

- Hace unos meses trascendió una discusión que mantuvo usted y alguno de sus compañeros en el vestuario ¿Qué sucedió?

-No tuve ningún conflicto con mis compañeros. Ni dentro ni fuera del entrenamiento. Cuando pierdes, las cosas se hablan, como es normal, pero no tengo ningún problema personal con nadie.

- ¿Siempre tuvo claro que quería ser futbolista?

-Tenía la referencia de que mi padre fue un gran jugador y... ¡En mi vida no había nada más que jugar al fútbol! (se ríe). Si no hubiera sido futbolista, no sé, quizá ahora sería camarero.

- Creo que es usted un apasionado de diferentes deportes.

-Me gusta el baloncesto y especialmente el balonmano. Cada año hay una competición importante para la selección, no pasa como en el fútbol, y eso lo hace más atractivo. Además, la selección croata es muy buena, mejor que la de España (se ríe).

- ¿Por qué los croatas suelen caracterizarse por su extremado carácter competitivo?

-Si le preguntas a un croata, él te dirá que es el mejor en todos los deportes. Te explicará que en unos campeonatos faltó suerte, en otros fue un robo arbitral, pero el croata siempre es el mejor. La realidad es que Croacia es un país con mucho talento.

- Croacia es también un país muy católico.

-Sí, en eso se parece mucho a España. Soy creyente, aunque no voy a misa cada semana.

- Se le ha visto visitar Covadonga hace pocos días.

-Es un lugar espectacular. Voy cuando necesito un poco de paz. Estaba lesionado y aproveché para acudir con mi familia.

- ¿Aprovechó para pedir a la Santina por la salvación?

-No, a la Virgen sólo le he pedido salud, para mi familia y para mí.

- ¿Cómo valora su familia su temporada en Gijón?

-Les gusta todo. Está muy contentos. Lo único malo fue que no ganáramos al Madrid la pasada jornada. Un punto hubiera sido lo justo.

- ¿Le ha comentado algún compañero cómo se celebró el ascenso y la última permanencia?

-No, prefiero no sacar ese tema. Tampoco quiero imaginarlo. La mente tiene que estar fijada en el próximo partido y en las seis finales que quedan. Me da igual salvarme en el último minuto o en el último segundo, lo que quiero es que el Sporting siga en Primera División.

Compartir el artículo

stats