24 de julio de 2017
24.07.2017

Presión

El Sporting suma 180 minutos de pretemporada, en los que el proyecto que comanda Paco Herrera destaca por la presión y el buen papel de Pablo Pérez

24.07.2017 | 01:22

El Sporting ha demostrado en sus dos compromisos de pretemporada que es un equipo que quiere tener el balón. Pero para ello, hace falta recuperarlo. Contra el Guijuelo, tanto el once de la primera parte, como el de la segunda, fueron dueños y señores de la posesión. Fue contra el Celta de Vigo donde tocó correr detrás de la bola. Paco Herrera varía el esquema en función de si juega con el balón o con la premisa de volver hacerse con él. Cuando el Sporting no propone, la formación que elige el técnico catalán es el 4-4-2. Así ha probado con Carlos Castro y con Moi Gómez en la punta de lanza. Tanto el delantero como el mediapunta se movieron intensamente en Ferrol para tratar de ahogar la salida celeste. Cuando lo lograron, los rojiblancos cuajaron sus mejores minutos de la pretemporada. Siempre teniendo en cuenta que el rival que había enfrente era de lo mejor con lo que se van a cruzar en todo el año.

A pesar de las buenas sensaciones que dejó el Sporting ante la escuadra de Juan Carlos Unzué, Paco Herrera acudió a la rueda de prensa de A Malata con un rostro bien distinto del mostrado en la comparecencia del Helmántico. Mientras que en Salamanca al catalán se le veía sonriente, en Ferrol estuvo mucho más serio y comedido. La razón la explicó en su primera respuesta: "Queda mucho que mejorar". Para el entrenador del equipo asturiano la aceptable imagen que dejó su combinado ante un semifinalista de la Liga Europa no fue suficiente. Y aunque dejó claro que hay situaciones, actitudes y jugadas que sí que le van convenciendo, con otras no tiene visos de conformarse. Lo cual indica la ambición del proyecto, que ya desde el primer momento se ha marcado el objetivo de regresar a Primera División, tras el descenso del año pasado.

Por nombres y rendimiento en Segunda División, la dupla que conforman Viguera y Scepovic está llamada a hacer grandes cosas. La última vez que los dos estuvieron juntos en la categoría, el riojano hizo 25 goles con el Deportivo Alavés. Y el serbio, 23 con el Sporting. Fueron los máximos artilleros de la Liga. En Ferrol jugaron juntos por primera vez y ya dieron algunas muestras de lo que pueden aportar. Scepovic estuvo muy activo en su debut. Con ganas de agradar, tanto al cuerpo técnico como la afición, tras su salida de la entidad hace varias temporadas. Por su parte, Viguera fue incisivo tanto en Galicia como en Salamanca. Se le ve rápido al logroñés y generoso: le regaló un gol a Pablo Fernández, que sólo tuvo que empujar la bola. Los dos nueves ya se han estrenado en este verano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas