11 de enero de 2018
11.01.2018
¿Qué de ellos?

Soto no apaga el motor

El que fuera delantero del Sporting durante tres temporadas trabaja en la factoría e Renault y juega con los veteranos del Valladolid

11.01.2018 | 02:02
Soto presionado por el central del Córdoba Sandro.

"El gusanillo lo mato con los veteranos del Valladolid y estuve también con los de la Ponferradina". José Luis Soto María (Fradelo, Orense, 4-2-72) no apaga el motor. El que fuera delantero del Sporting golea ahora para los veteranos del Valladolid. Así se mantiene activo al tiempo que puede darse alguna pequeña alegría: "Hace unos años estuve en Gijón jugando contra el Sporting un campeonato de fútbol 7". Además, ayuda a su hijo entrenando al equipo infantil de la Fundación del Real Valladolid. Soto se divierte así, pero para ganarse el pan acude cada como uno de sus casi cinco mil compañeros a la factoría de Renault en Valladolid, donde es un operario más en la cadena de montaje.

Antes probó fortuna como pequeño empresario pero no pudo superar la crisis que afectó a España. "Del Sporting me fui a Ponferrada, donde estuve tres años y subimos a Segunda y ahí ya lo dejé", repasa para completar su trayectoria deportiva desde que dejó Gijón. En Ponferrada, donde todo había comenzado, se terminó el fútbol y comenzó la vida normal y corriente: "Monté dos tiendas de ropa, una en Ponferrada, de donde yo soy y otra en Valladolid, que es donde me quedé a vivir porque mi mujer es de aquí. Con las tiendas, que eran outlets de ropa de marca, estuve desde 2007 al 2016". A José Luis Soto no se le caen los anillos al explicar que "ahora trabajo de operario en la Renault desde entonces, aquí es una empresa enorme con cuatro o cinco mil empleados en la que tuve la suerte de entrar". Cuando se le pregunta por la tarea que desempeña en la empresa, lo resume con sencillez: "Estoy en fábrica haciendo coches". ¿Y cómo llegó Soto del fútbol profesional a una fábrica de coches? "Tuve suerte porque suelen coger gente más joven, eché el curriculum y entré a través de la ETT. Hay que pasar un montón de entrevistas, prueba de destreza, psicotécnico, reconocimiento médico...", detalla con un punto de orgullo.

José Luis Soto llegó al Sporting de la mano de Vicente Cantatore, que lo había tenido en el Valladolid, en el verano de 2000. Su carrera comenzó en la Ponferradina de donde dio el salto al filial del Real Madrid. La aventura no cuajó y tras un paso por el Talavera por el Numancia, donde jugó una temporada antes de ser fichado por el Valladolid (3 años) y el Extremadura (2), de donde llegó al Sporting. "Le tengo mucho cariño a Gijón", explica con un sentimiento sincero. En las tres temporadas que permaneció en El Molinón jugó 35 partidos de Liga en los que anotó una docena de goles. Soto era un obrero del gol, que compensaba con su gran esfuerzo la ausencia de otras virtudes más vistosas. "Estuve tres años ahí y para mí jugar en el Sporting ha sido muy grande", insiste. Para el delantero de cuarenta y cinco años hay una imagen que se ha quedado fija en su retina: "Salir a El Molinón cada quince días, ver cómo se respira fútbol, hace que te sientas futbolista". No fue una época fácil la que le tocó vivir. A Cantatore lo sucedió a Acebal y a este Maceda. Y Soto, como otros delanteros, quedó relegado a un segundo plano por la irrupción del guaje Villa. "Me tocó una época complicada, ya llevaba el equipo muchos años en Segunda", arranca para matizar que "aún así, disfruté mucho en El Molinón".

A pesar de que quizá nunca fue un ídolo como otros delanteros del equipo, Soto sintió el cariño del sportinguismo y disfrutó de su estancia en Gijón junto con su familia. "Me sentía querido por la gente, me animaba mucho por la calle, remarca".

Como todos los delanteros, su mejor recuerdo de la etapa rojiblanca viene marcado por una noche goleadora. "Recuerdo un partido de Copa ante el Alavés, que ellos estaban en Primera, ganamos 2-0 y yo hice los dos goles, fue una buena noche", celebra. En aquella época hizo algunas buenas amistades aunque le ha costado mantener el contacto. "A Dani Borreguero, a Sastre y Isma Irurzum los he visto alguna vez", comenta mientras repasa sus recuerdos sportinguistas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine