03 de mayo de 2018
03.05.2018
Sporting 21Barcelona
 

Hazaña del Sporting juvenil

El equipo rojiblanco se impone al Barcelona, rey de Europa, y el sábado peleará ante el Atlético por ser campeón de España

04.05.2018 | 03:40
Hazaña del Sporting juvenil

Trece años después, el Sporting juvenil luchará por proclamarse campeón de España (hace catorce fue campeón). Los rojiblancos sellaron su billete a la final tras superar al reciente campeón de Europa, el Barcelona, al que se impuso por 2-1. Lo que no lograron en la Youth League equipos como el París Saint Germain, el Manchester City o el Chelsea, lo consiguió el Sporting.

Los rojiblancos sabían de la dificultad que entrañaba el duelo, pero nunca esquivaron sus opciones de dar la campanada. Y lo hicieron. Con una labor encomiable en defensa, apoyados de la magistral actuación de Christian Joel y la eficacia en ataque, asentaron las bases de su éxito.

La posesión del balón correspondió, como se preveía, al Barcelona, pero el equipo gijonés se defendió con orden y cerró los espacios por el centros para bloquear la calidad de Puig y Collado. Además, aprovechó su primera oportunidad para ponerse por delante tras un centro de Mecerreyes que Pelayo Morilla estrelló en el palo. El rechace, libre de marca, lo remachó a la red Sandoval ante la alegría de los rojiblancos. A partir de ahí, con el primer punto del plan conseguido, el Sporting continuó con su hoja de ruta y no sufrió en exceso hasta los compases finales de la primera mitad. Una escapada de Puig por la izquierda acabó en un peligroso centro al área que remató Edgar, chocando el balón en Guille Rosas. La fatiga comenzó a notarse, pero aún César en una jugada individual pudo ampliar la renta antes de irse al descanso.

En la reanudación, el Barcelona cambió su idea de juego y buscó las bandas con las subidas de los laterales. Ahí, el Sporting sufrió un bombardeo. Christian Joel salvó a los suyos con una imperial mano izquierda para salvar un gol cantada de Puig, pero en uno de los centros laterales, Marqués se adelantaba a Juanma para hacer la igualada.

Los de Isma Piñera, agotados, se defendieron con uñas y dientes y nunca perdieron la fe a pesar de su escasez de ocasiones de pisar el campo rival. No le hizo falta, porque en su primera llegada, tras un centro desde la izquierda de Pelayo Morilla, lo amortizó con el remate a gol de Ferre en el segundo palo. Los rojiblancos resistieron con pundonor y jugarán la final el sábado, a las 12.00 horas, contra el Atlético de Madrid, que se impuso 1-0 al Tenerife.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook