10 de mayo de 2018
10.05.2018

El cuarto intento del filial

El Sporting B disputó sin éxito tres fases de ascenso a Segunda, dos de ellas tras ser campeón de su grupo en la fase regular

10.05.2018 | 09:04

La gran gesta de los guajes que entrena José Alberto tuvo su comienzo en la década de los noventa. El gran éxito que supone poder jugar esta temporada la fase de ascenso a Segunda por parte del filial del Sporting no es una situación única. Hasta en tres ocasiones el segundo equipo rojiblanco luchó por intentar subir a la división de plata, en 1992, 1996 y 1997. Aunque en ninguna de las tres se llevó el premio final. Ahora afrontarán el cuarto intento para conseguirlo.

El Sporting B despide este domingo la Liga regular en su grupo de Segunda B. Los rojiblancos reciben en El Molinón (18.00 horas) al Arenas. El conjunto de José Alberto necesita ganar y que el Mirandés no lo haga ante el Gernika en Anduva para acabar primero. O empatar y que los burgaleses pierdan en su partido. La diferencia de ser primero o ser segundo pasa por jugar una eliminatorio o tres para subir, y tener la opción de contar con un segundo intento en caso de ser primero y caer en la eliminatoria directa.

Antes, en la década de los noventa, y parte del inicio del presente siglo, para ascender a Segunda B había liguillas de promoción que jugaban los cuatro primeros de los cuatro grupos. El Sporting B accedió por primera vez a esta fase decisiva en la temporada 1991-1992, cuando el filial acabó tercero de su grupo con 47 puntos, por detrás de Salamanca (53) y Lugo (48) y por delante del As Pontes (45). En la promoción el filial acabó último, con el Badajoz llevándose el premio final ante los rojiblancos, el Cartagena y el Alavés.

En dos ocasiones, en 1996 y 1997, el Sporting B fue campeón de grupo, el primer año con 70 puntos por delante de Osasuna B (66 puntos), Avilés (66) y Cultural (65), y en el segundo año con 68 puntos superando a Talavera (67), Manchego (66) y Deportivo B (66). El Ourense se impuso en la liguilla de 1996 con cinco puntos más que los rojiblancos, y por delante de Valencia B y Granada. Y al año siguiente el premio fue para el Xerez, tras superar a Gramanet, Sporting B y Lemona.

El Sporting B, tras asegurar matemáticamente la promoción de ascenso, es uno de los cuatro equipos que, este fin de semana, se jugarán el primer puesto del grupo II de Segunda B en una última jornada de infarto. El liderato acorta el camino en la fase de ascenso, ya que una victoria en la primera eliminatoria da el billete a la categoría de plata. Para reconquistarlo, el filial, con un punto menos que el Mirandés, necesita ganar el domingo, en El Molinón (18.00 horas), al Arenas y que los burgaleses no pasen del empate en casa ante el Gernika. También le serviría el empate si los de Miranda de Ebro no suman y la Real B no gana (el goal-average está perdido en caso de empate a puntos). Y es que los donostiarras, junto al Athletic B, son los otros dos que cuentan con opciones de terminar en lo más alto.

Cuatro puestos en tres puntos. Ésta es la situación de la cabeza de la tabla en el grupo II de Segunda División B, donde la igualdad ha marcado un campeonato en el que se ha tenido que esperar a la última jornada para decidirse. El Mirandés comanda la tabla con 73 puntos. A un punto le sigue el Sporting B. Los rojiblancos mantienen esa misma diferencia respecto al tercero, la Real Sociedad B. El cuarto es el Athletic B, también a un punto, pero de los donostiarras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook