12 de agosto de 2018
12.08.2018

Un Sporting sin remate

El solitario gol de Cristian Salvador da la victoria al primer equipo frente al filial, con un esperanzador debut de Cofie

12.08.2018 | 00:07
Cristian Salvador celebra con Carmona el único tanto del partido.

El último encuentro de pretemporada del Sporting deparó un partido en Mareo contra el filial del propio equipo rojiblanco. El duelo fue un calco del resto protagonizado por los de Baraja: pocas ocasiones, portería a cero y un solitario tanto, en este caso de Cristian Salvador. El zamorano logró el único gol del partido tras empujar a la red un balón que venía rebotado del palo tras un remate de Álex Pérez a la salida de un córner. Esta temporada el balón parado parece ser cosa del portugués André Sousa, relegando al segundo lugar de la lista a Carlos Carmona.

La alineación presentada por Baraja para medirse a su filial, con Salvador por delante de la defensa y solamente un punta parece ser el ensayo de lo que se verá en Liga a partir del próximo sábado en Alcorcón. Con el filial jugaron varios hombres que han hecho la pretemporada con el primer equipo: Espeso, Morilla, Pedro Díaz, Gorka Santamaría o Neftali Manzambi. Este último tuvo que abandonar el encuentro en el minuto 37 tras resentirse de los problemas estomacales que sufre desde el paso del equipo por Portugal.

El filial rojiblanco no le puso las cosas difíciles a los del primer equipo. La grada de Mareo ovacionó en más de una ocasión las acciones de los de José Alberto, especialmente en las salidas de balón desde la defensa, con una actuación muy solvente de Gragera cuando entraba en juego. Pero el segundo equipo del Sporting falla en el mismo aspecto que lo hace el primero, el ataque. Por parte de los de Baraja, de nuevo una isla en el área rival con Pablo Pérez haciendo lo que podía en el ataque, pero sin un compañero que aprovechase las escasas ocasiones creadas.

El Sporting no pasaba demasiados apuros en defensa, pero en más de una ocasión los problemas de entendimiento entre los centrales hicieron que Mariño no estuviera tranquilo del todo. Tras el descanso, Baraja dio entrada en el equipo a Molinero. El lateral jugó por la banda izquierda, ya que aún no se ha encontrado un recambio para Canella. Geraldes jugó en la derecha los noventa minutos. También entró Cofie. El ghanés dejó buenos movimientos y maneras por delante de la defensa y las expectativas estaban en lo cierto. El centrocampista tiene buena anticipación y colocación, pero falla en el pase.

Otro de los que entró en la segunda mitad fue Hernán Santana. El canario sufre como volante, donde Sousa parece más cómodo. Lo bueno para el canario es que no se sabe aún si Robin Lod podrá llegar para el primer partido, al continuar resentido de una leve lesión. Tampoco estará en Alcorcón Cristian Salvador, ya que el mediocentro cumplirá un partido de sanción que arrastra desde la promoción de ascenso de la temporada pasada. Así pues, Hernán tendrá más opciones de entrar en el centro del campo, pero rivalizará por un puesto con Nacho Méndez, que ayer estuvo muy participativo, pidiendo el balón y ayudando a sus compañeros, pero quizás un poco precipitado a la hora de jugar el balón. El canterano es una de las esperanzas de futuro para la afición, que ve en el mediocentro una posible alegría, como lo fueron en su día Nacho Cases o Sergio Álvarez.

El equipo de Baraja da la sensación de estar muy bien trabajado tácticamente, pero carece de imaginación para llegar al área rival. Los rojiblancos van a necesitar algo más que un delantero para sorprender en la liga, que comienza en una semana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook