Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un encuentro con huella

La mayor herida al Mallorca

El Sporting venció al conjunto balear 4-1 en 2009

Gregory sujeta a De las Cuevas mientras Canella lo felicita.

Gregory sujeta a De las Cuevas mientras Canella lo felicita. J. J.

La mayor victoria del Sporting sobre el Mallorca en casa tuvo lugar en octubre de 2009, la segunda temporada de los rojiblancos en Primera tras el ascenso logrado un año antes con Preciado. Pese a que las cosas no empezaron bien, ya que Martí adelantó al Mallorca de penalti en el minuto 11, los rojiblancos ofrecieron la última media hora el partido una exhibición de fútbol para acabar ganando 4-1, en un encuentro en el que De las Cuevas, por partida doble, Luis Morán y Bilic fueron los goleadores del Sporting.

"De repente, el mejor Sporting", así título la crónica del partido LA NUEVA ESPAÑA, en la que se describe el empuje final de los rojiblancos, tras estar sometidos durante una hora al juego del Mallorca. "El sportinguismo saborea eufórico la última media hora de su equipo, en la que pasó por encima del Mallorca. Fue el único tramo del partido en el que sacó ese repertorio que se ha hecho famoso en toda España desde el regreso a la élite. Velocidad, garra, ambición y remate", se destaca en la crónica.

Preciado alineó a Juan Pablo; Lora, Gerard, Gregory, Canella; Rivera, Míchel; Luis Morán, De las Cuevas, Diego Castro; y Barral. En la segunda mitad entraron Bilic, Carmelo y Kike Mateo por Barral, De las Cuevas y Diego Castro. "Lo que pedí al equipo fue paciencia y ser fieles a nuestro estilo", resaltó el técnico cántabro al término del partido. "Hicimos un partidazo", subrayó De las Cuevas, que en la sexta jornada de Liga se estrenó como goleador con la camiseta rojiblanca.

El Sporting neutralizó el tanto inicial de Martí en una frenética segunda mitad. Primero llegó el empate por medio de Luis Morán, tras una gran conexión con De las Cuevas, que posteriormente hizo dos tantos más para los rojiblancos, el segundo con una bella vaselina tras la salida del meta mallorquín Aouate. Ya con la tranquilidad del 3-1 llegó el tanto de Bilic para sentenciar en el minuto 82 de partido. Aquel triunfo liberó al Sporting para intentar no pasar tantos apuros como en el inicio de Liga de la temporada anterior. Porque en El Molinón caía el Mallorca, un equipo que había comenzado muy bien la Liga, hasta el punto de que había estado en la zona alta. Pero el Sporting se destapó en la segunda mitad y dio un recital de goles ante sus aficionados. "La afición nos da un plus de fuerza y energía", resaltó Lora tras el encuentro.

Compartir el artículo

stats