Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un encuentro con huella

Aquel hachazo ante un grande

El Sporting ganó en 2008 en Mestalla 2-3 con goles de Luis Morán, Diego Castro y Barral El Valencia tenía a Villa, Mata, Joaquín, Albelda y Baraja

Bilic disputa un balón con Marchena.

Bilic disputa un balón con Marchena. ARCHIVO

En la época más reciente hay dos triunfos para el recuerdo del Sporting en Mestalla. El más cercano tuvo lugar en la temporada 2015-2016, con Abelardo en el banquillo, y con un gol de Sanabria nada más empezar la segunda mitad. La otra victoria fue más atrás, y tuvo mucha relevancia, porque un 2-3 en la temporada 2008-2009, en el año del retorno del Sporting a Primera, con una gran actuación de los rojiblancos y los goles de Luis Morán, Diego Castro y Barral, con detalles de calidad incluidos. El triunfo tuvo más mérito aún si cabe porque en aquel partido jugaban en el conjunto de Mestalla jugaron de la talla de Marchena, Albiol, Albelda, Joaquín o Vicente. Y los goles para el Valencia tuvieron sello asturiano, con Villa y Mata.

"Mareo da un disgusto a El Guaje", fue el titular de la crónica de LA NUEVA ESPAÑA, en el que se hacía mención a que Villa había logrado su gol número 100, pero que no había sido suficiente para frenar a los gijoneses. "Un Sporting al que dieron vuelo jugadores formados en Mareo, estropearon a Villa una noche en la que se había reservado el protagonismo". También se resalta en la crónica el crecimiento que vivía aquel equipo entrenado por Preciado y que acaba de aterrizar en Primera, pero que logró victoria de prestigio fuera, como esa en Mestalla, o un 0-3 en Riazor unas semanas antes. "No conforme con ganar a sus iguales, el equipo gijonés ya discute con los equipos de la clase alta. Luis Morán, en complicidad con Míchel, y Barral pusieron Mestalla patas arriba. Diego Castro cerró la fiesta con un golazo", resalta el análisis de este periódico.

La alineación del Sporting era la formada por Cuéllar; Sastre, Gerard, Neru, Canella; Diego Camacho, Míchel; Luis Morán, Bilic, Diego Castro; y David Barral. En la segunda parte entraron Matabuena por Barral con 1-2 en el marcador, y tras marcar el tercero los rojiblancos tuvieron minutos Pedro en lugar de Diego Castro y Kike Mateo por Luis Morán.

El Sporting se adelantó tras un gran pase de Míchel a Luis Morán, cuando solo iban 19 minutos. Mestalla quedó en silencio, y la grada se congeló en la segunda mitad, cuando, a los 51 minutos, metió el segundo Barral. Luego Villa acordó distancias de penalti, pero eso no hizo cambiar el planteamiento del equipo entrenado por Preciado, que estuvo muy atrevido y valiente, y tuvo su recompensa poco después. Porque en el tramo final Diego Castro hacía el 1-3, antes de que Mata recortase distancias en el descuento. El extremo gallego se inventó una perla digna de recordar. Al recibir un pase largo, tras un par de toques de calidad ante Albiol, le hizo un "sombrero" y finalizó la jugada con una gran volea. "Intenté controlar y frenar y al ver que el central se quedaba, acompañé con la cabeza para acabar rápido la jugada con un disparo sin dejar botar el balón. Eso cogió por sorpresa al portero y marqué. Es de esos días en que te sale y entra todo", comentó Diego Castro sobre su excelente gol en Mestalla.

El triunfo sirvió a los rojiblancos para llevar una gran inyección de moral y competir sin tapujos en una temporada en la que hubo que sufrir, y en la que el Sporting se salvó en un dramático final, con tres triunfos en las últimas jornadas de Liga. No obstante, aquel partido de Valencia, televisado un sábado a las diez de la noche en abierto para toda España, sirvió para deleitar a la comunidad futbolera con el equipo de Preciado, que mantenía la base del ascenso, y que se apuntó a competir sin complejos. Y en esos cuatro años en Primera, las temporadas transcurridas entre 2008 y 2012, se llevó como recuerdo triunfos de prestigio como aquel de Mestalla.

Compartir el artículo

stats