17 de enero de 2019
17.01.2019
La Nueva España

El Sporting B llama a la calma

"Estamos al cien por cien con Isma Piñera, ir séptimos no es una catástrofe", apunta Pelayo Suárez

17.01.2019 | 00:54

El Sporting B se encuentra en su peor dinámica de la temporada, con cinco derrotas en los últimos siete encuentros. Una racha que coincide con la llegada de Isma Piñera al banquillo. Los mismos jugadores que, hasta entonces, habían cogido velocidad de crucero con José Alberto López hasta situarse a un escalón del play-off de ascenso, mandan un mensaje de calma ya que "es una cuestión de tiempo, de aclimatación entre el entrenador y los jugadores y viceversa. No hemos notado ningún cambio en nuestro estilo de juego, ni en la actitud, son sólo pequeños matices los que existen entre un entrenador y otro. La forma de trabajar es la misma", explicó Pelayo Suárez.

El central, segundo jugador más utilizado esta temporada con un total de 1782 minutos (sólo se ha perdido 18 minutos), transmite que "estamos al cien por cien con Isma Piñera. Ir séptimos no es una catástrofe, para nada, pero es cierto que somos ambiciosos y queremos mucho más". Y por ello, apuntan al Gernika para sumar una victoria que sirva de pócima para espantar cualquier tipo de duda. "El sábado (16.15 horas, Mareo) sacaremos los tres puntos, los merecemos", sentenció el central rojiblanco.

El Sporting B ha transmitido en los últimos encuentros una imagen dubitativa, con un punto de ansiedad que le lleva con facilidad a caer en el error y, como consecuencia, a pagarlo demasiado caro. "Tampoco estamos teniendo esa pizca de suerte necesaria. Ante el Leioa el balón rebota en uno de nosotros y se cuela por la escuadra", asegura.

Finaliza contrato

Pelayo Suárez es uno de los jugadores que tienen su futuro en el aire. El central finaliza su vinculación con el Sporting el próximo 30 de junio, por lo que no conoce aún que le deparará la próxima temporada. "Estoy muy contento por como va la temporada, aprovechando las oportunidades que me dio José Alberto y ahora Isma", comenta. Su participación está siendo muy alta, en la que se puede calificar como su mejor temporada con creces en el filial. "Quiero hacer muy buena temporada para intentar quedarme aquí y cumplir mis sueños, pero ahora es el momento de centrarse en cada partido y en base al trabajo del grupo se verán los frutos", sostiene. La intención del filial es que el Gernika pague los platos rotos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook