26 de enero de 2019
26.01.2019
La Nueva España

El derbi de filiales, aplazado por el mal césped del Tartiere, se jugaría de miércoles

El Oviedo pidió al Sporting retrasar el duelo por las lluvias caídas

26.01.2019 | 01:01
Ernesto, del Oviedo, protege el balón ante Ramón en el duelo de la primera vuelta disputado en El Molinón (1-2).

El duelo de filiales entre el Vetusta y el Sporting B, que se iba a jugar mañana por la tarde en el Carlos Tartiere, fue aplazado ayer a petición del club azul por las lluvias caídas en las últimas horas, que encharcaron el césped del Tartiere y las instalaciones de El Requexón. Ambos clubes se reunirán el lunes para acordar la nueva fecha. Un primer vistazo al calendario deja poco margen para escoger el día. La primera opción tanteada es jugar de miércoles, aunque no hay nada decidido.

"Dadas las lluvias caídas durante los últimos días, así como la previsión meteorológica prevista para las próximas 48 horas y el estado actual del terreno de juego del Carlos Tartiere se solicitó el aplazamiento del partido", indicó el Oviedo en un comunicado. La entidad azul recibió así el visto bueno de la Federación Española de Fútbol.

La noticia llegó en la mañana de ayer a Mareo, donde Isma Piñera perfilaba sus últimos detalles para encarar el encuentro. "Teníamos ganas de jugar el derbi este fin de semana", lamentaba en sala de prensa el técnico del Sporting B. Los clubes trabajan para buscar el día idóneo de cara a encajarlo en el calendario, en el que ya no restan fines de semana disponibles, por lo que el derbi debería ser entre semana.

El mal estado del césped del estadio ovetense vuelve a jugar una mala pasada, ocasionando el aplazamiento del duelo para el que ya habían sido vendidas algunas localidades. Quienes dispongan de la entrada tienen la opción de recuperar el dinero a partir del lunes en las oficinas del propio estadio ovetense o bien mantener su localidad a la espera de la nueva fecha para el partido y poder canjearla por otro pase cuando se celebre se dé a conocer el día del encuentro.

El maltrecho terreno de juego es uno de los grandes quebraderos de cabeza de la entidad desde la inauguración del recinto azul en el año 2.000, sin encontrar la fórmula idónea para evitar este tipo de contratiempos. Sin ir más lejos, la semana pasada, el Carlos Tartiere se encontraba en plenas obras para cambiar alguno de los tepes más afectados con el paso de los partidos. Pero de nuevo las lluvias han vuelto a sacar a la luz el problemático estado del terreno de juego. A ello, se suman las inundaciones en El Requexón, lo cual impedían un escenario alternativo para la disputa del esperado choque.

El equipo de Javi Rozada acudía a la cita tras consumar dos derrotas seguidas ante Barakaldo y Langreo, mientras que el Sporting B sumó un empate en la última jornada ante el Gernika que pretendía hacer bueno con su visita al equipo ovetense. "Teníamos muchas ganas de este partido, la gente estaba muy metida e intensa", aseguraba ayer Isma Piñera. El contratiempo obligará a ambos a cambiar su hoja de ruta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas