25 de mayo de 2019
25.05.2019
Real Sporting02Albacete BP

El Sporting cae ante el Albacete en El Molinón tras jugar cincuenta minutos con diez

Sin intensidad ni disparos a puerta, los rojiblancos cayeron claramente derrotados por un Albacete que aprovechó el penalti y expulsión de Peybernes al filo del descanso y el tanto de Acuña desde su propio campo para llevarse los tres puntos

25.05.2019 | 00:12
El Sporting cae ante el Albacete en El Molinón tras jugar cincuenta minutos con diez
Por la izquierda, Cristian Salvador, Nacho Méndez y Pedro Díaz.

Lo mejor que le puede pasar a este Real Sporting es que se acabe pronto esta temporada.
Nueva derrota en El Molinón del equipo de José Alberto que no disparó entre los tres palos en todo el encuentro y que lo hizo desviado aunque con cierto peligro y por primera vez en el minuto 89.

Ni siquiera los cambios en el sistema y en el once inicial, dando entrada a sangre nueva de Mareo, pudo revitalizar a un equipo gijonés que pareció afrontar el partido casi como si se tratara de un encuentro de pretemporada.

El partido se inició con poco público, sol y un ritmo muy bajo de los dos equipos que no se acercaban al área rival nada más que en acciones aisladas y sin peligro.

Lo más importante de este primer tiempo fue la actuación del colegiado que fue muy criticado por el público por el gran número de tarjetas amarillas que sufrían los locales hasta que, al filo del descanso, un claro penalti de Peybernes por agarrón sobre Zozulia era castigado con la pena máxima y la segunda amarilla para el galo que acarreaba su expulsión.

Eugeni transformó el penal dando paso a un segundo tiempo en el que un Sporting en inferioridad numérica no inquietó a Tomeu Nadal en ningún momento.

Los de Ramis cada vez se encontraban más cómodos buscando las contras hasta que, en el minuto 57, Acuña sorprendió a todos con un disparo desde su propio campo que acabó por superar a un adelantado Dani Martín. Remate desde 55-60 metros que puede convertirse en uno de los mejores goles de la temporada.

Partido decidido en el que los manchegos pudieron ampliar su renta en la última media hora en la que llegaban fácilmente al área rival tras robar la pelota.

José Alberto lo intentó con los cambios introduciendo a Pablo Pérez y Carmona en el terreno de juego que fue el único que, al filo del pitido final, pudo disparar a portería con cierto peligro aunque desviado.

Mal encuentro de los gijoneses que parecen haber dado por finalizada la temporada a falta de dos jornadas para su término.

Los asturianos no tendrán partido el próximo fin de semana puesto que deberían enfrentar al retirado Reus y tendrán descanso para afrontar la jornada final frente a un Cádiz que se jugará en Gijón sus posibilidades de asegurar el playoff.

El encuentro se disputará de nuevo en El Molinón, que hoy vivió la peor entrada del curso con apenas once mil espectadores, que profirió gritos y protestas en diversas fases del partido contra la directiva y el director deportivo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook