26 de mayo de 2019
26.05.2019

Nacho Méndez: "El árbitro tuvo una falta de respeto constante hacia nosotros"

"Me alegro de haber estado otra vez junto a Pedro y Cristian, eso dice mucho", señala el luanquín

26.05.2019 | 00:56

En un día en el que el Sporting lució un centro del campo de Mareo, con Cristian Salvador, Nacho Méndez y Pedro Díaz, la expulsión de Peybernes trastocó todos los planes. Aún así Nacho Méndez, el que más oportunidades ha tenido, disfrutó de volver a participar juntos a sus compañeros del filial de la pasada temporada en un partido. "Me alegro de haber estado otra vez junto a Pedro Díaz y Cristian Salvador en el centro del campo. Es algo que dice mucho y ojalá pueda seguir para el año que viene", señaló el luanquín, que aprovechó para mirar hacia el futuro.

El Sporting perdió de nuevo en casa, tres meses después de su última derrota en El Molinón. "La expulsión nos trastocó los planes, aunque con diez plantamos cara. En la primera media hora, hasta la expulsión, no tuvimos malas sensaciones", destacó Nacho Méndez. "Nos quedamos con diez y era complicado, pero hemos corrido y dado la cara, porque era una papeleta complicada y estuvimos a la altura", añadió.

Nacho Méndez se mostró muy crítico con la actitud del árbitro del partido, Vicandi Garrido. "No es excusa el árbitro, todos podemos fallar. Pero la actitud del árbitro para llevar el partido no ha sido la adecuada; para dirigirse a nosotros tuvo una falta de respeto constante", añadió antes de explicar una de las situaciones que le incomodaron: "Cada vez que te intentabas dirigir a él tenía una superioridad que creo que no debe tener, pero hay que aceptarlo y resignarse".

Lo que sí agradeció el centrocampista canterano fue que la actitud de la grada no fuese tan cruel como se podía esperar después de que el equipo no alcanzase el objetivo marcado a principio de temporada. "Todos sabemos que hemos fracasado, y entendemos que la gente esté enfadada con nosotros y así nos lo haga saber. La afición se ha portado, se lo agradezco muchísimo, y esperemos que el día del Cádiz siga igual", señaló.

Pedro Díaz, por su parte, vivió su debut en Liga en El Molinón con el primer equipo con una sensación agridulce. "La derrota duele, pero es un debut en El Molinón y estoy muy contento", comentó. "Me encontré cómodo, porque estoy bien físicamente, es verdad que los músculos ya se suben ahora al final", añadió el centrocampista sierense.

En el partido de ayer Pedro Díaz reconoció que "nos entendimos muy bien Nacho, Cristian y yo", y añadió que pese a perder recordará mucho tiempo el partido de ayer ante el Albacete. "Le di la camiseta a mi abuela, y lloró de la emoción", señaló, mientras contó que al final del partido se dirigió a la grada para hablar con su entorno. "Mi familia es muy extensa, vinieron todos a verme, dos hermanos, sus novias, mis tíos...", indicó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook