13 de junio de 2019
13.06.2019

Torrecilla olvida el fracaso del Sporting con música de "El gran showman"

El director deportivo cifra en tres los fichajes, ve imposible a Geraldes, negocia por Peybernes y apuesta por repatriar a Javi Fuego | "No huyo ni dejaré que me hagan polvo, el sportinguista es valiente", afirma

13.06.2019 | 00:47
Torrecilla olvida el fracaso del Sporting con música de "El gran showman"

"Huir, me dicen. No, no huyo. No dejaré que me hagan polvo. El sportinguista se levanta. El sportinguista es valiente". Las palabras las pronunció ayer Miguel Torrecilla, director deportivo del Sporting, apoyándose en la letra de la banda sonora de la película "The greatest showman" (El gran showman), que le acompañó durante la parte más intensa de su exposición en El Molinón para analizar el fracaso de esta temporada y el proyecto del que será su tercer intento para devolver al equipo a Primera División. El salmantino cifra en tres los fichajes necesarios y "si hay más será por salidas inevitables"; ve "prácticamente imposible" que vuelva Geraldes y negocia con el Lorient por Peybernes. No oculta que "repatriar" a Javi Fuego es uno de los objetivos. "Estamos en contacto con él y con su agente. La ilusión es máxima", subrayó.

"Nos hemos equivocado, pero no vamos a bajar los brazos ni a escondernos. La palabra fracaso la tiene que utilizar quien no lo intenta", advirtió Miguel Torrecilla en una puesta en escena que sorprendió más allá de la escasa -autocrítica del director deportivo después de que el Sporting dijera prácticamente adiós a sus opciones de jugar la promoción a falta de un mes para que terminase la Liga. Vestido con el chandal del equipo, bajo el que tenía puesto también la camiseta rojiblanca, apeló a recuperar los valores que han caracterizado la historia del club mostrando un gráfico de LA NUEVA ESPAÑA en el que se recoge el mejor once de la historia del club. "Me gustaría que el equipo tuviera esos valores, ese sentimiento de pertenencia. En el partido ante el Cádiz se vio un embrión", enfatizó.

Torrecilla abrió la exposición informando de la composición actual de la plantilla, con 20 jugadores con contrato. "Tendremos un máximo de 23 futbolistas. Los puestos a incorporar son un lateral derecho, un lateral izquierdo y un central", concretó, apoyándose en diapositivas e imágenes. Torrecilla, que dice esperar todavía a la respuesta de Canella sobre una oferta de renovación que "se le presentó nada más terminar el último partido y no se hizo antes porque ya estaba hablado con su representante y con él", al justificar que contendría una reducción del salario y "no queríamos afectarle", no descartó que haya más caras nueva. "Se está trabajando en la línea de centrocampistas y delanteros", reconoció. Adelantó, en todo caso, que Christian Joel, Gragera, Bertín, y Morilla harán la pretemporada. "Esa lista será ampliada, lo garantizo", añadió.

"Nuestro modelo de trabajo es el mismo: primero, mirar a jugadores de nuestra cantera; segundo, repatriar jugadores con pasado en el club; tercero, mercado nacional y cuarto, abrirnos al mercado internacional", dijo sobre la idea de captar refuerzos. A la hora de responder a la cuestión de si considera imprescindible que se registre alguna venta para mejorar presupuesto, el director deportivo consideró que "con el armazón actual debe ser suficiente". En todo caso, dejó la puerta abierta a alguna salida en la portería porque "es habitual tener llamadas y recibir interés por los dos (Mariño y Dani Martín). Este mercado no va a ser diferente. A partir de ahí el club tomará decisiones". Torrecilla defendió entonces la continuidad de Lod y Cofie. "Con Lod tenemos la máxima ilusión de que pueda ser importante. Ir a la selección puede quitarle la regularidad que demandaba. En cuanto a Cofie, es un caso similar. Crea debate, pero en torno a él pueden crecer también otros futbolistas".

"Son detalles los que nos han llevado a no conseguir el play-off, que era el mínimo". A la hora de asumir errores, Miguel Torrecilla pasó de puntillas. El director deportivo del Sporting, que siempre defendió poner las notas a final de curso, nunca habló de suspensos. "No me disculpo, trabajo", pronunció en un momento de su exposición. "Mantengo que no hubo malas decisiones, sino malos rendimientos", subrayó al hacer referencia a una de las frases que más debate generó cuando analizó su trabajo el pasado mes de febrero, al cierre del mercado de invierno.

"Voy por la calle y en mi día a día no noto que haya gente que tenga una mala nota sobre mi trabajo", aseguró Torrecilla. "Lo que hago es trabajar con el apoyo que me da el consejo de administración, que es total y máximo. El mismo desde el primer día. Nunca les he visto dudar de mí", añadió. En esa misma línea se expresó cuando se le preguntó la influencia que tendrá José Alberto a la hora de acometer los fichajes y también el grado de confianza que tiene hacia su entrenador. "La confianza con José Alberto es máxima. Estamos ahora dirigiendo el mercado con su beneplácito. La persona que toca la puerta del presidente para comunicar que si hay salida de Baraja va a haber proyección de entrenadores de la casa, soy yo. Vamos a pelear a muerte juntos ¿Creen que no me han ofrecido entrenadores?", deslizó.

Torrecilla evitó pronunciarse sobre si considera que su credibilidad a la hora de pedir "sentido de pertenencia" se ha visto afectada tras dos años señalando a Mareo como primer mercado para después firmar a catorce futbolistas en cada una de esas campañas. "El sentimiento de pertenencia lo tienen que tener todas las personas que pisen Mareo y lo busco desde el primer día. Donde primero lo encuentras es en la gente de casa y mi llegada al club corresponde con el filial en Tercera División. Di un año de conocimiento. Ahora hay ocho jugadores que están en el primer equipo. La preparación no es solo técnica, física, también mental y en ese proceso se irá aumentando en número", justificó.

"¿Saben por qué el escudo está en el lado izquierdo, junto al corazón? Porque esto es un sentimiento", continuó Torrecilla para añadir énfasis a sus argumentos deportivos. También echó mano de los números y se apoyó en datos para defender el trabajo de su departamento: 600 partidos seguidos, 25 ligas observadas, más de 2.000 registros de futbolistas y más de 400.000 kilómetros recorridos. Al mismo tiempo, descubrió el nombre de dos de los ojeadores que completan una secretaría técnica de la que ya forman parte Toño Torrecilla, Javi López, Tomás Hervás, Isma Piñera, Sergio Sánchez y Diego Tuero, desvinculado ya hace unos días al incorporarse al Betis junto a Rubi. Los "tapados" de Torrecilla son Daniel Rodríguez "Txiki", exjugador del Racing, Castellón y Córdoba que coincidió con el salmantino en la Cultural y Toni Aparicio, primer entrenador de Torrecilla cuando inició su etapa como director deportiva, en el Novelda.

En un discurso plagado de llamadas a Mareo, en el que también incluyó que se está trabajando en la creación de "un libro blanco, que será de todos", al director deportivo también se le cuestionó por la ausencia de entrenador en el Sporting B a estas alturas. "Tenemos muy claro quién queremos que sea pero no podemos hacer público ningún nombre", comentó, en una velada referencia a Samuel Baños, que continúa disputando la fase de ascenso a Segunda B con el Lealtad. Torrecilla finalizó su intervención señalando que la elección de los capitanes "son decisiones de vestuario" y argumentó que lo importante es "la palabra líder, no la de capitán". Una filosofía, la de buscar lo diferencial, que mantuvo cuando se le insistió sobre la política de fichajes. "Los refuerzos tienen que marcar la diferencia", sentenció el director deportivo que acumula 28 incorporaciones en dos campañas, algo para lo que echó mano de una parábola, "la del burro y los ancianos", en la que quiso dejar en evidencia que asume ser criticado por cualquier tipo de decisión que tome. "Vamos a seguir aguantando hasta que no veamos al Sporting donde queremos. Éste es el club de Asturias, no solo de la ciudad. Tenemos que levantarnos cuanto antes", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook