18 de julio de 2019
18.07.2019

Pelayo Suárez: "El mejor ejemplo lo tengo en casa"

"¿Quedarme en el primer equipo? Pasos cortos y a ponérselo difícil al entrenador", dice el hijo del exrojiblanco Juanma

18.07.2019 | 13:32
Pelayo Suárez, a la izquierda, con Djurdjevic.

"Primer partido y a seguir sumando sensaciones y experiencias". Pelayo Suárez se fija metas muy a corto plazo en la que está siendo su segunda pretemporada con el Sporting. "¿Empezar la temporada en el primer equipo? Sólo me veo entrenándome mañana. De momento, pasos cortos", subraya con cautela el central rojiblanco. "Sí que me veo de manera diferente a la de hace dos años con Paco Herrera. Tengo más experiencia. Tengo mucha ilusión y ganas de seguir aprendiendo y formándome. Ganas de ponerle las cosas difíciles a Jose (Alberto). En tu carrera nunca dejas de aprender pero el Pelayo de ahora ha cambiado", destaca sin ocultar su ambición de aspirar algo más a sumar una nueva campaña en la zaga del filial.

El futuro de Pelayo Suárez estuvo en el aire este verano, ya que acababa contrato y su renovación tardó más de lo habitual en concretarse. Él nunca se vio fuera. "Me vi tranquilo. Donde quería estar es aquí. Es mi casa. Las negociaciones llegaron a buen puerto y estamos todos contentos", explica. Un año en el que, además, hay muchos canteros en el primer equipo. "Siempre es un gusto estar con gente que sabe lo que es Mareo, qué es el Sporting". Miembro de la talentosa generación del 98 cultivada en las categorías inferiores rojiblancas, pide paciencia para que todos vayan ganándose un sitio.

"La generación del 98 para nada ha desaparecido. No hay que correr. Las cosas van saliendo poco a poco. Hay que tener paciencia. Lo bueno es que cuando salgamos estemos preparados y demos el nivel", explica Pelayo. Hijo del exrojiblanco Juanma y sobrino del que también fuera jugador del Sporting, Monchu, no oculta que tiene un gran apoyo en su familia. "Lo mejor lo tengo en casa. Tengo el mejor ejemplo posible. Tanto de humildad como de trabajo. Mi padre me habla de mil historias. Me iluisona. Me cuenta sus anécdotas y ojalá le cuente yo dentro de unos años las mías", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook