11 de agosto de 2019
11.08.2019
Sporting 00Alavés

A falta de gol, buenas sensaciones

El Sporting termina su pretemporada empatando con el Alavés en un partido serio en el que los rojiblancos adolecieron de falta de puntería

11.08.2019 | 01:06

Los resultados en pretemporada no sirven para mucho, pero sí las sensaciones. El Sporting dejó ayer claro que puede crear peligro sin tener el balón, que se siente cómodo jugando a la contra y que puede plantar cara a un equipo de Primera. Pero también que le falta gol, y que esa es la gran asignatura pendiente del equipo para poder ganar partidos. Concede poco en defensa, pero le cuesta materializar. Por eso no pudo pasar de un empate 0-0 frente al Alavés.

José Alberto formó ayer con un once renovado, compuesto por quienes no habían disputado de inicio el partido del pasado jueves frente al Valladolid. Un equipo en el que el último fichaje rojiblanco, Borja López, era quien más partidos oficiales con el Sporting sumaba a sus espaldas de entre los cuatro que conformaban la defensa, en la que debutó con solvencia el canterano Pablo Villalón. Y así lo hizo saber López, con dotes de mando, dominio en el juego aéreo, contundente en los choques e incluso expeditivo con su zurda, buscando algún pase en largo.

También este once dejó ver una de las armas que más va a utilizar el equipo: balones largos al espacio para lanzar al delantero -Álvaro Vázquez en el día de ayer- tras robo. Carmona, Pedro Díaz o Nacho Méndez ejercieron de pasadores, dando cierta sensación de peligro.

Precisamente el último de ellos tuvo en sus botas la ocasión más clara del encuentro, con un disparo que Alberto Rodríguez sacó bajo palos cuando la afición ya afinaba las gargantas.

Fue esta la única ocasión manifiesta, pero no la única jugada que dio sensación de peligro. Balones a los que el rematador no llega por centímetros, disparos lejanos que se van por poco o contras que mueren en el último pase -todas ellas protagonizadas por Díaz- fueron una constante en un encuentro en el que el Alavés apenas inquietó a Christian Joel, que solo tuvo que realizar un par de estiradas.

En el último cuarto de hora, José Alberto revolucionó el equipo y dio paso al que, a priori, es su plan A. Javi Fuego y Manu García formaron un doble pivote por detrás de Aitor, que ejerció de media punta. La sensación de peligro con ellos en el campo fue constante, pero sin materializarse más que en una inane vaselina del gaditano. Antes, ya había dado José Alberto una oportunidad en las bandas a Neftali e Isma Cerro, que no estuvieron acertados. Partido serio para acabar la pretemporada, pero nuevamente sin gol.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook