Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Delantero del Sporting

Djurdjevic: "Espero llegar a los 15 goles que me pidió José Alberto el año pasado"

"Hubiera puesto dinero para fichar a Manu García porque tiene el último pase que nos faltaba"

Djurdjevic: "Espero llegar a los 15 goles que me pidió José Alberto el año pasado"

Es un mes especial para Uros Djurdjevic (Belgrado, 1994), porque se cumplen justo 20 años de su inicio en el fútbol, cuando con solo cinco años un 14 de septiembre de 1999 pegaba sus primeras patadas a un balón en el Obrenovac 1905. Solo ha marcado un tanto esta temporada, pero se siente fuerte y confía en coger una buena racha como la temporada pasada. Sin querer marcarse metas, sí que muestra su ilusión por llegar a 15 goles, la cifra que José Alberto le pidió el curso pasado, pero que no fue finalmente capaz de alcanzar. Djuka, que renovó este verano, muestra su deseo de jugar en Primera. Dice que no se paró a analizar la oferta de cinco millones que el Sporting rechazó por él. Y habla sobre sus sensaciones, cómo se encuentra junto a Manu García y descubre sus referentes y el significado de los tatuajes que inundan su brazo izquierdo y otras partes de su cuerpo.

- ¿Qué le ha pasado al equipo para llevar solo siete puntos?

-Jugamos muy bien el último partido. El único mal día que tuvimos fue el de Las Palmas. Estamos trabajando bien, hay que mantener la calma. Debemos intentar conseguir ese segundo gol en los partidos que nos de la tranquilidad.

- ¿Ha pensando mucho en las oportunidades claras que desaprovechó ante el Racing de Santander?

-Fueron cuatro ocasiones las que tuvo para marcar, y le ha dado muchas vueltas, porque mi deseo es hacer muchos goles en el Sporting. Pero antes de esta partido no tenía tantas opciones. Ahora con Manu García cerca de mí me encuentro mucho mejor. Tiene un buen último pase, me facilita todo.

- ¿Se encuentra mejor así que con un mediapunta que con otro delantero a su lado?

-Las dos cosas me vienen bien. Lo importante es que tenga alguien cerca, sino estoy muy solo. Y es difícil tener que esperar solo a un balón que pueda llegar para poder intentar marcar.

- ¿Le ha sorprendido el nivel de Manu García?

-Me gusta todo de él. Es un jugador que tiene ese ultimo pase que nos faltaba el año pasado. Pero es que además corre mucho y ayuda en defensa. Es un lujo para nosotros tenerlo, es un jugador de nivel de Primera. Si le fichó el Manchester City es por algo, aunque allí hay muchos jugadores y es difícil tener la oportunidad.

- La temporada pasada fue el fichaje más caro de la historia del club. Este año Manu García le ha superado. ¿Si le hubieran pedido ayuda económica en verano para ficharle habría dicho que sí?

-Ahora que le conozco y veo todo lo que nos puede dar sin duda. Claro que hubiera puesto dinero para ficharle. Es un jugador muy importante, es perfecto para un delantero.

- El curso anterior tardó hasta la decimosexta jornada para marcar el primer gol. Este año se ha estrenado antes, pero solo lleva un gol. ¿Siente la presión o tiene ansiedad por tener que marcar?

-Cuando no se consiguen es algo difícil para un delantero, porque los goles son como el comer. Con goles tengo más confianza, pero no tengo presión, recibo el apoyo de entrenadores, jugadores y aficionados. Creo que estoy jugando bien todos los partidos. Todos podemos fallar alguna vez alguna vez, puedes equivocarte, pero una vez que vuelvan los goles seguro que llegarán muchos más.

- Comentó tras el partido de Huesca que celebraría un gol ante el Deportivo en la siguiente jornada y lo cumplió. ¿Pasará lo mismo este domingo en Málaga?

-Al Málaga le marqué allí el año pasado de penalti, después de haber fallado otro en el derbi la jornada anterior. Me equivoqué, luego repetí y lo conseguí. Demostré que tenía confianza. Me gusta cuando tengo presión, porque me agrada superarme siempre, para eso trabajo. Creo que voy a marcar en Málaga para olvidarme de los fallos que tuve ante el Racing.

- ¿Confía en superar la cifra del año pasado?

-No me gusta marcarme metas de goles, pero sí que espero conseguir más de 11 goles.

- ¿Qué mensaje le transmite José Alberto?

-Me calma y me da confianza siempre. Me dijo que marcaría 15 goles el año pasado, pero no pudo, espero poder llegar a esos 15 esta temporada.

- ¿Entiende las críticas?

-Sí, y es normal. Pero a mí me gusta más cuando existe esa crítica, porque después tengo más ganas y alicientes para jugar bien y para conseguir más tantos.

- ¿Le paran mucho por la calle?

-Me dicen siempre que tengo que lograr muchos goles, pero siempre me dan mucho ánimo para que cambie la racha.

- Es el jugador del Sporting que más falta recibe. ¿Le tienen más vigilado?

-Los rivales me conocen mejor y me lo ponen mucho más difícil. Y me presionan más fuerte que el año pasado. Si lo noto que me aprietan más, pero es algo que me gusta. Esto es fútbol, y es un deporte físico y de contacto. Pero la Segunda de España es más difícil que Grecia, Holanda o Inglaterra. Es todo correr y luchar, y eso es algo muy complicado para el delantero. El año pasado el "pichichi" lo fue con solo 20 goles, eso habla de la dificultad de marcar.

- Vive los partidos de forma muy intensa, y ya ha tenido algún encontronazo con algún rival.

-Sí, pero soy solo así en el campo, fuera estoy muy tranquilo, soy una persona totalmente diferente. En el campo estoy siempre muy agresivo, porque siempre quiero ganar. Eso es algo muy característico de los serbios, el gen competitivo. Desde el primer día que empecé a jugar fui así.

- Pese a ser un delantero, el curso pasado vio 11 tarjetas, algunas de ellas por protestar.

-José Alberto ya me ha dicho que ahora por protestar hay multa. El año pasado me perdí los partidos con Las Palmas y Lugo por ver 11 tarjetas, muchas por protestar. En mi carrera solo vi una roja en Serbia. Ahora ya conozco la Liga de España y los árbitros. Estoy más tranquilo. Pero es verdad que aquí cuando saltas, si tocas un poco al rival, ya es amarilla. En Inglaterra o Serbia no era así.

- ¿Le gusta el VAR?

-No estamos teniendo mucha suerte con él. La roja a Damián no era en Girona, y el gol que me anularon por fuera de juego ante el Rayo tampoco.

- ¿Le preocupa que le piten tantos fueras de juego?

-Es algo que me cuesta evitar, porque siempre quiero estar cerca del área. Pero Inzaghi, como yo, vivía en el límite del fuera de juego, pero se hinchó a marcar goles. Pero merece la pena arriesgar, porque si estoy así podré optar a situaciones de irme solo para marcar.

- ¿Qué atacantes ha tenido como referencia?

-Siempre me gustó Fernando Torres, por estar cerca del área como yo, y porque tiene un buen remate con las dos piernas, va de cabeza y es muy completo. Y de ahora me quedo con Mandzukic y Luis Suárez, porque siempre lo dan todo, son muy intensos y de mi estilo.

- Decía antes que era una persona totalmente diferente en el terreno de juego que fuera, ¿qué le ayuda a rebajar ese nivel tan alto de pulsaciones?

-Trabajo y hablo desde siempre mucho con Arturo (el coach). Está muy cerca de mí. Me ayudó mucho, especialmente el año pasado cuando no marcaba goles. Y tengo a mi familia muy cerca, a mi mujer y mi hija, que con ellos estoy muy tranquilo. Si perdemos, estoy feliz cuando llego a mi casa y veo a mi mujer y a mi hija de dos años.

- ¿Sufre mucho después de los partidos?

-Me cuesta mucho dormir, cuando marco y cuando no. Si lo hago tengo mucha adrenalina, pienso mucho en ese momento. Pero cuando perdemos puntos o no marco me pongo nervioso, y tampoco consigo conciliar el sueño.

- ¿En qué rincón de la ciudad le gusta refugiarse?

-Con mi hija vamos mucho al parque a Begoña. Ella siempre quiere jugar. Nunca está cansada. Viene de la guardería, pero nunca quiere dormir ni está cansada. Es como yo, no es capaz de parar.

- Ha ampliado recientemente su contrato una temporada más, por lo que tiene contrato hasta 2023 con el Sporting. ¿Cómo fue la negociación?

-Estoy feliz aquí, con toda mi gente, equipo y jugadores. Fue todo muy rápido, hablé con el club y no hubo ningún problema. Espero que el año que viene estemos en Primera y volvamos a reunirnos para modificar las condiciones (sonríe).

- El club rechazó este pasado verano una oferta de cinco millones por usted. ¿Llegó a valorarla?

-No escuché nada. No sé ni de que equipo se trataba. Si llega una oferta, no me gustaría irme, mi ilusión es quedarme en el Sporting, hacer otra buena temporada y llegar estando aquí a Primera.

- ¿Por qué empezó a jugar al fútbol?

-Tenía solo cinco años, mi primer entrenamiento fue el 14 septiembre de 1999. Lo tengo tatuado. El primer regalo que recuerdo de niño fue una pelota de fútbol. Siempre quise jugar. Mi primer equipo fue el Obrenovac 1905.

- ¿Jugó desde el principio como delantero?

-Tengo como diez trofeos por ser el máximo goleador en categorías inferiores. No recuerdo las cifras, pero sí que marcaba muchos goles cada temporada.

- ¿Qué más tatuajes tiene?

-La iglesia de mi ciudad, el número 9, y dos palabras en serbio "strpljen spasen", que significa "pacientemente salvado", y que me sirve para transmitirme calma, y que trabajando se puede conseguir las cosas. También tengo los nombres de mi hermano, mis padres y mi hija. Y el dibujo de un león, porque siempre hay que luchar, pelear y ser agresivo como un león.

- ¿Qué otros deportes le enganchan?

-Me gusta el tenis y el baloncesto, tanto para verlos como para practicarlos. Del tenis soy fan de Federer, para mí es una maquina, el mejor jugador sin duda, aunque Nadal también es muy bueno. Y de baloncesto me quedo con LeBron James, otra maquina, me encanta su juego y admiro su potencial y físico, porque son deportistas que juegan muchísimos partidos en los seis meses que dura una temporada.

Compartir el artículo

stats