08 de octubre de 2019
08.10.2019

El Sporting respalda a José Alberto y espera la reacción ante Alcorcón y Elche

La imagen en Fuenlabrada aumenta la preocupación tras dos puntos en cinco salidas l Los rojiblancos serían séptimos con lo sumado en casa

08.10.2019 | 01:06

José Alberto mantiene el crédito en el consejo de administración del Sporting pese a que la imagen en Fuenlabrada haya devuelto la incertidumbre sobre el nuevo proyecto rojiblanco. El entrenador cuenta con respaldo en la planta noble, reforzado por la versión desplegada ante el Almería, aunque se espera que en las próximas dos jornadas, ante Alcorcón y Elche, el equipo muestre evidencias de una reacción ante una dinámica que, en las últimas jornadas, se ha tornado en preocupante. Haber sumado dos puntos de quince posibles lejos de El Molinón, donde además sólo se ha marcado un gol, lastra a los gijoneses, incapaces de encontrar la regularidad para situarse cerca de los seis primeros, el objetivo mínimo marcado para estas alturas del campeonato.

El Sporting desea mantener la calma, sin ocultar que la situación del equipo no es la esperada tras la disputa de las diez primeras jornadas de Liga. La visita a Fuenlabrada ha vuelto a recuperar los fantasmas de días tan duros como el de la visita a la Unión Deportiva Las Palmas, donde los rojiblancos mostraron la peor cara de la temporada. El impulso mostrado ante el Almería, donde los de José Alberto se impusieron a un rival al alza con un nivel de juego y de goles arrollador, se detuvo en seco en el Fernando Torres, pese a que se repitió el once inicial. La falta de respuesta concreta al desplome visto sobre el terreno de juego, de la misma manera que la imagen de incapacidad para reaccionar, avivan el fuego de la preocupación.

José Alberto tiene a su favor el apoyo del vestuario rojiblanco. El partido del pasado jueves fue el mejor ejemplo. La dedicatoria de Babin, en la celebración del segundo gol del equipo, fue algo más que un gesto. El de Martinica es uno de los capitanes y peso pesado de puertas para adentro. A ello hay que unir que la llegada este verano de Manu García, jugador diferencial en la categoría, tuvo mucho que ver con el empeño del técnico y el deseo del jugador ovetense de volver a ponerse a sus órdenes, como ya sucedió en su etapa en la cantera. La dinámica de los últimos años, con un baile de entrenadores, invita a la paciencia.

El mes de noviembre de las últimas dos temporadas vino con novedades en el banquillo del Sporting. Hace dos campañas le tocó a Paco Herrera, el primer elegido por Miguel Torrecilla para liderar el intento de regresar a Primera División. La temporada pasada, la víctima fue Rubén Baraja, a quien el hecho de haber metido en promoción de ascenso a los rojiblancos durante la temporada anterior no le alcanzó para aguantar en el cargo. Cedió su puesto a José Alberto tras siete jornadas de Liga sin conseguir la victoria, la última, en forma de derrota ante el eterno rival, el Oviedo.

Los problemas a domicilio contrastan con la respuesta en El Molinón. No son grandes números, pero el Sporting sí se ha mostrado como un equipo más fiable ante su público. Los de José Alberto lograron la victoria ante Albacete y Almería, y empataron ante Rayo Vallecano, Deportivo de La Coruña y Racing de Santander. No conocen la derrota como local. Si la competición se midiera por los partidos en casa, el conjunto de José Alberto sería séptimo clasificado. Las cifras contrastan con las sumadas como visitante. Los únicos dos puntos llegaron con empates ante Girona y Málaga, mientras que las derrotas fueron ante Huesca, Las Palmas y Fuenlabrada.

El Sporting recibirá el sábado al Alcorcón con el ambiente caldeado después de un nuevo tropiezo fuera. La obligación de sumar tres puntos aumenta. Habrá que dar respuesta a la ausencia de Manu García, quien, hasta el momento, ha sido el futbolista más desequilibrante del equipo. La baja del ovetense, concentrado con la sub-21, provocará que José Alberto deba elegir por un sustituto natural o apostar por recuperar el esquema de dos delanteros.

Elche será la siguiente salida de los rojiblancos. Un partido que, sumado a lo que se vea ante el Alcorcón, se convertirá en termómetro para medir la fiabilidad del Sporting y de José Alberto. El hombre aclamado por El Molinón hace un año vive tiempos difíciles en el banquillo. El club insiste en mantener la confianza para que terminen de llegar los resultados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook