13 de octubre de 2019
13.10.2019

El amargo regreso de Gregory

"Me sentí otra vez en casa con el cariño que recibí", dice el exjugador

12.10.2019 | 23:54
Arriba, Gregory saluda en el palco. A la derecha recibe una camiseta del Sporting del consejero Fernando Losada.

Lo que empezó con un entrañable recibimiento, y con El Molinón recuperando el mítico canto de "Sí, sí, sí, Gregory", y con el exjugador rojiblanco saludando desde el palco, acabó como una tarde para olvidar, y con la primera gran pitada de la temporada. El Sporting perdió su primer partido del curso ante el Alcorcón, y con un duro correctivo que cabreó a la afición rojiblanca. Hubo pitada con el segundo tanto del rival, con el tercero, al descanso, y al final del partido. De vivir una primera parte para enmarcar de su equipo a diez días después padecer una soporífera actuación, que le sirvió al Alcorcón para dejar sentenciado el encuentro.

"Es extraño lo que le pasa al Sporting. Es un equipo que tiene calidad, pero parece que hay como un bloqueo", indicó Gregory, que tuvo el sabor amargo de recibir un cálido homenaje antes de empezar por su vuelta a Gijón, pero que lamentó el mal partido de los rojiblancos. "Siempre que pueda intentaré volver, y espero que sea para llevar una alegría, no como en esta ocasión", comentó el exjugador rojiblanco.

Al descanso del partido, el consejero del Sporting Fernando Losada le entregó una camiseta con su nombre en el palco, desde donde siguió el encuentro el que fuera central durante cuatro temporadas en el Sporting. "Siempre es un momento muy especial volver a casa", señaló Gregory. "Haber jugado en el Sporting es algo que no se puede olvidar. Agradezco el cariño de la gente. Me hicieron sentir de nuevo como en mi casa", subrayó sobre la ovación y el recibimiento antes de comenzar el encuentro, cuando fue anunciada su presencia por la megafonía.

Gregory defendió la elástica rojiblanca entre 2009 y 2013, y se quedó a solo dos partidos de llegar al centenar de encuentros oficiales con el Sporting, contando Liga y Copa del Rey. Ahora, tras colgar las botas, trabaja como agente de futbolistas.

El partido de ayer lo siguieron 17.560 espectadores. Era la primera vez esta temporada que el Sporting jugaba un sábado como local. El resto de partidos habían sido de domingo y el último de jueves. Ante el Almería, entre semana, se registró la peor entrada del curso (16.310 personas). Pero ayer fue la segunda más pobre de la temporada, con una afición que acabó resignada y cabreada con la actuación del Sporting, que sigue sin carburar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook