Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un encuentro con huella

La locura de la fiesta del gol

El Sporting venció 5-4 al Cádiz en un partido vibrante en 2006 l "Fue algo único y que te marca", rememora Jorge, autor del tanto definitivo

Los jugadores del Sporting celebran la victoria ante el Cádiz.

Los jugadores del Sporting celebran la victoria ante el Cádiz.

La primera temporada de Preciado, un 4 de noviembre de 2016, El Molinón vivió un partido que los asistentes y sus protagonistas no olvidarán. Un carrusel de emociones y goles llenó de adrenalina un choque en el que Sporting venció 5-4 en la fiesta de los goles. Hasta nueve tantos se dieron en apenas 51 minutos, a una media de gol por cada 5,6 minutos de encuentro. La fiesta fue completa. El Sporting ganó, el equipo se lanzó en esa primera vuelta hacia lo más alto, y aunque luego flojeó en la segunda, e incluso faltando seis jornadas para el final un triunfo agónico ante el Numancia sirvió para alejar el peligro del descenso a Segunda B, aquella primera temporada de Preciado dejó grandes recuerdos, como el partido ante el Cádiz, y sirvió como preludio al curso siguiente, en el que gran parte de aquel bloque consiguió llevar al Sporting diez años después a Primera.

"Es un partido que recuerdo perfectamente por mucho tiempo que pase, es algo único. Ver tantos goles, y que yo, un defensa, y que salía de suplente, acabe marcando el gol de la victoria, es algo que te marca", explica Jorge García Torre, protagonista de aquel encuentro, ya que fue el autor del 5-4.

El Sporting alineó a Roberto; Sastre, Jony López, Samuel, Juanmi; Gerardo, Andreu, Míchel, Diego Castro; Barral y Congo. En la segunda mitad entraron Jorge, Javi Fuego y Omar. El Cádiz llegó a ponerse 0-2, pero el Sporting volteó el marcador antes del descanso gracias a los tantos de Barral, Diego Castro y Gerardo, pero el conjunto andaluz marcó antes del paso por los vestuarios. Con tablas se inició la segunda mitad. Congo puso por delante al Sporting, el Cádiz empató de penalti, y Jorge hizo el definitivo 5-4 en el minuto 64 del partido.

"Fue un partido de muchas alternativas. Empezamos fatal, remontamos, nos empataron otra vez. Fue un partido caótico, pero es muy especial", relata Jorge, quién también rememora cómo vivió la jugada en la que marcó el quinto gol del encuentro: "Fue una falta lateral, entré en diagonal, el portero rival dudó, la peiné y entró. Recuerdo el abrazo y la alegría que tenía Alejo Caso (mayordomo de El Molinón) por el hecho de que hubiera sido yo el que marcase. Fue algo muy especial".

El titular de la crónica de aquel partido en LA NUEVA ESPAÑA fue "Un Sporting de ensueño" y en la misma también se hacía mención a que "el equipo gijonés hizo vibrar a su gente al remontar un 0-2 para conseguir una victoria histórica y merecida por fútbol, garra, ambición y remate".

Otra circunstancia curiosa fue que el entrenador del Cádiz era Oli, en un partido con morbo por su pasado en el Oviedo. La derrota le acabó constando el puesto al entrenador asturiano, ya que su distancia con el descenso se reducía a dos puntos. Mientras que el Sporting se situaba a cuatro puntos del ascenso. Preciado, al término del partido, transmitió su euforia: "Fue un partido de locura, pero bendita locura". El entrenador cántabro también aplaudió el apoyo de la grada, clave para la remontada. "Es difícil levantar un partido con esa desventaja, pero la afición fue de nuevo una pasada, no es por darle rosca, apoyando al equipo y los chavales corrieron como diablos. Fue apasionante para los espectadores", sentenció.

Compartir el artículo

stats