Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Copa del 82, una herida sin cerrar en el Sporting

Se cumplen 38 años de la final frente al Madrid l "Fue vergonzoso jugar con solo 48 horas de descanso", dice Novoa

Por la izquierda, de pie, Rivero, Abel, Joaquín, Jiménez, Maceda y Pereda, y agachados, Mesa, Redondo, Andrés, Uría y Ferrero, antes de iniciar la final de la Copa del Rey en 1982 ante el Madrid en Valladolid. LNE

"Sin duda, por el fútbol que hizo aquel equipo se mereció haberse llevado un título. Al final los que se recuerdan son los campeones, pero aquel Sporting era competitivo y francamente bueno". A Novoa la herida de haber perdido la final de Copa del Rey de 1982 aún le duele. Era el entrenador del Sporting hace justo hoy 38 años, un 13 de abril, cuando los rojiblancos afrontaron la final ante el Madrid en Valladolid. El resultado, triste, fue de derrota por 2-1. Igual que el año anterior, cuando los rojiblancos perdieron 3-1 ante el Barcelona en el Vicente Calderón. Otra oportunidad de ganar un título que se escapaba. Y para desgracia del sportinguismo, aquella fue la última vez que el Sporting se aproximó tanto. Ayer, el canal Teledeporte recuperó la transmisión de aquel partido. "Me avisó mi hijo de que lo daban. Logro olvidar lo que pasó, pero cuando lo recuerdo me vuelvo a indignar", comenta Novoa.

Aquel partido estuvo rodeado de polémica. Apenas 48 horas antes el Sporting había jugado un partido vital ante el Betis para evitar el descenso a Segunda. Mientras que el Real Madrid, su rival en la final de Copa del Rey en el José Zorrilla de Valladolid, ya no se jugaba nada y alineó a juveniles ante el Castellón. "Fue vergonzoso. En una final de Copa, que da acceso a un título, hay que llegar en igualdad de condiciones. Nuestro esfuerzo fue enorme 48 horas antes y el Madrid llegó descansado. Plantamos cara, hicimos un partido digno, pero lo acusamos", lamenta el extécnico rojiblanco.

Novoa entiende que el partido se tenía que haber aplazado. "No sé por qué había que hacerlo ese día, parece que la Casa Real tenía un compromiso en los países nórdicos, pero está claro que hoy no hubiera pasado, jugar solo con 48 horas", explica. "Una final de Copa hay que aplazarla el tiempo que haga falta para que se juegue en condiciones óptimas. Lo denuncié en su día, pero el Madrid pesaba mucho, nadie hizo nada. Creo que fue un fraude aquella final", profundiza Novoa con evidente malestar 38 años después.

El Sporting formó en el José Zorrilla de Valladolid con Rivero, Redondo, Maceda, Jiménez, Nicolás Pereda, Uría, Joaquín, Mesa, Andrés, Abel y Ferrero. Urrecho y Gomes entraron en la segunda mitad por Andrés y Abel. El Madrid se adelantó a los cuatro minutos con un gol en propia puerta de Jiménez. Ferrero empató a la media hora de penalti y en la segunda mitad Ángel de los Santos adelantó a los blancos otra vez. "El Madrid no estaba en el mejor momento. Y nosotros a un partido podíamos ganar a cualquiera", detalla Novoa.

Al Sporting se le escapó el cuarto intento de forma consecutiva de alzar un título. Antes, en 1979, los rojiblancos fueron subcampeones. En 1980 el Castilla los eliminó en semifinales de Copa del Rey. Y el 1981 el Barça, con Quini, venció en la final. "En aquella Liga de 1979 hubo partidos en los que los árbitros fueron muy duros con el Sporting, y hubo cosas que vale más no mencionar", explica Novoa. "Estuvimos muy cerca de un título. No sé si volveremos a estarlo otra vez. Pero antes de pensar en eso es necesario buscar hacer un equipo, con sus señas identidad, un buen bloque como el que teníamos en aquella época", subraya.

Compartir el artículo

stats